Rocío Sandí.4 julio, 2020

Este viernes se llevó a cabo el sétimo parto de una mujer con COVID-19 en el país y, al igual que en los anteriores seis casos, no hubo complicación alguna.

Del total de los nacimientos, cuatro se dieron el hospital San Juan de Dios, dos en el hospital México y uno en el hospital Enrique Baltodano de Liberia.

El Ministerio de Salud informó que este último nacimiento, llevado a cabo en el San Juan de Dios, se dio por medio de una cesárea y bajo estrictas medidas sanitarias.

Los pequeños y las mamás están muy bien de salud. Foto con fines ilustrativos.
Los pequeños y las mamás están muy bien de salud. Foto con fines ilustrativos.

Joaquín Bustillos Villavicencio, jefe del servicio de Obstetricia y experto en el abordaje de partos COVID-19, dijo que la paciente estaba asintomática y durante la cirugía no se dio ningún problema.

La mamá y la bebé fueron llevadas a la unidad COVID y ambas estaban en excelentes condiciones de salud.

“Este sábado se hará la valoración de su evolución para su eventual egreso con indicación de aislamiento domiciliar”, dijo Bustillos.

El pasado 25 de junio el hospital Enrique Baltodano Briceño se convirtió en el primer centro médico regional (fuera de la GAM) en realizar una cesárea a una mujer con coronavirus.

El procedimiento en el centro médico de Liberia lo hizo el doctor Luis Villegas Araya a una mujer de 26 años, vecina de Cañas. La cirugía duró 30 minutos.

La madre del menor también estaba asintomática. El niño pesó tres kilos con 300 gramos y como los dos estaban bien de salud salieron del hospital un día después del nacimiento.

Las autoridades de Salud le recuerdan a la población que es fundamental que cuando vaya a un hospital diga si han tenido síntomas de COVID-19 o si han tenido contacto con alguna persona contagiada para que el equipo médico tome las previsiones necesarias.

Las mujeres contagiadas con COVID-19 que da a luz pueden amamantar a sus hijos, pero deben hacerlo bajo estrictas medidas sanitarias para evitar que se contagien.