Shirley Sandí.1 junio

Posiblemente usted notó que el recibo de la luz se le disparó en los últimos dos meses y podría estarse preguntando qué pasó, si la cantidad de gente que vive en su casa es la misma.

No obstante, durante estos meses de cuarentena, todos los miembros de la familia han permanecido las 24 horas del día metidos en la choza, ya sea estudiando, teletrabajando o simplemente buscando entretenerse viendo películas para guardar el distanciamiento.

Antes del COVID-19 estas jornadas de estudio y trabajo se llevaban a cabo fuera del hogar, así que este giro en las actividades es la principal razón que la factura eléctrica salga más cariñosa en la mayoría de los casos.

El teletrabajo definitivamente ha disparado el recibo. Foto de Jorge Castillo
El teletrabajo definitivamente ha disparado el recibo. Foto de Jorge Castillo

Con este cambio de realidades y aunque no lo crea, la maña de estar abriendo la refrigeradora a cada rato hace que se gaste más luz.

“Esta es una maña que viene de los síntomas de la ansiedad y que se canaliza por ese mecanismo. Tiene que ver con un deseo de comer, en momentos en que la comida es el consuelo a un miedo o vacío”, explicó la sicóloga María Ester Flores.

Muchas familias están con los pelos parados por el monto del recibo de la luz. Foto de Jorge Castillo
Muchas familias están con los pelos parados por el monto del recibo de la luz. Foto de Jorge Castillo

La refrigeradora es el electrodoméstico que más trabaja pues permanece conectada siempre. La Compañía Nacional de Fuerza y Luz recomienda no abrirla por períodos mayores a 10 segundos y mantener el congelador lleno para conservar el frío. Puede meter recipientes con agua para cumplir esa función.

10 segundos es el tiempo máximo recomendado de tener la puerta de la refrigeradora abierta

“Estar abriendo y cerrando la refrigeradora es un comportamiento que incrementa el consumo de energía, pero lo que más consume es calentar cosas, por ejemplo, la plancha, calentar agua para un té, el microondas, la ducha, los calentadores de agua, los hornos.

"Cuando hay mucha gente en una casa lo ideal es organizarse para hacer actividades como planchar una o dos veces por semana y no individualmente. Igual para comer, que todos lo hagan a la misma hora para no estar recalentando ni abriendo la refrigeradora. Por ejemplo con la termoducha, antes la gente duraba diez o quince minutos bañándose para ir al trabajo, pero ahora duran hasta media hora”, explicó Eduardo Escalante, director de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Fidélitas.

El confinamiento ha traído consigo un mayor uso de electricidad:

- Más televisores encendidos.

- Más computadoras activas por motivos de teletrabajo, estudio virtual o entretenimiento.

- Más luces encendidas durante el día y la noche.

- Más dispositivos conectados permanentemente a los enchufes, aún cuando no se estén usando.

- Más gente cocinando y horneando, lo que típicamente no se hacía antes.

- Con más gente en casa, la refrigeradora se abre y se cierra muchas veces durante el día.

- En algunas viviendas se han activado ventiladores e incluso aires acondicionados debido al calor.

Escalante fue enfático en que la permanencia de la gente por más horas en el hogar, indudablemente incrementa el consumo energético.

No obstante, cuando el aumento es demasiado alto, existen otros aspectos que podrían estar afectando. Por ejemplo, una mala instalación eléctrica puede presentar circuitos que provocan una fuga constante de energía eléctrica, muy parecido a tener una fuga de agua en la casa, por lo que el acumulado del mes puede ser asombrosamente alto.

Para que le baje el recibo

FUENTE: DUARDO ESCALANTE, DIRECTOR DE INGENIERÍA ELÉCTRICA DE LA UNIVERSIDAD FIDÉLITAS Y CNFL    || INFOGRAFÍA / LA TEJA.

Otro aspecto que se ve reflejado en un incremento en la factura es que si el consumo supera el rango que está exento, se le tiene que agregar el impuesto al temido valor agregado (IVA).

Ojo con el consumo vampiro

“En muchos hogares se dejan enchufados permanentemente varios aparatos apagados o que no se están usando, pero que consumen energía solo por estar conectados”, explicó el profesional de Fidélitas.

Por ejemplo, los cargadores de los dispositivos electrónicos, televisores, microondas, cafeteras, regletas, lavadoras, radios, computadoras, etc. están consumiendo electricidad solo por el hecho de estar pegados al enchufe. Este hecho podría representar hasta un 70% del consumo de la energía en el hogar.

En los próximos días expertos de la carrera de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Fidélitas impartirán varias charlas y talleres virtuales gratuitos sobre el tema eléctrico, por lo que puede ampliar información de fechas y horarios a través del Facebook Eje de promoción y desarrollo del Parque La Libertad (@parquelalibertadacturbanas).