Shirley Sandí.Hace 6 días

Pablo Mena, director de Gestión y Evaluación de la Calidad del MEP, cuenta cómo fue el primer día de la aplicación del plan piloto de las pruebas FARO en las escuelas del país.

Pablo Mena director de la Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad. Foto: Rafael Pacheco
Pablo Mena director de la Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad. Foto: Rafael Pacheco

–¿Cómo transcurrió el primer día de este plan piloto?

Este lunes distribuimos el material y las pruebas a las 27 direcciones regionales con total normalidad y este martes en la mañana, el material fue entregado a los centros educativos. Tuvimos dos complicaciones, las escuelas llevaban 13 años de no aplicar pruebas nacionales y se les complicó el tema de la organización y de control de la bulla para favorecer la concentración.

– ¿Pasó algo más?

Otra complejidad fue que la prueba se aplicó a una muestra de los estudiantes, no a todos los sextos. Entonces se dio ansiedad por parte de los alumnos que no aparecieron en el padrón, pero nada tiene que ver con el rendimiento o la conducta. Tampoco se les hizo la prueba a los alumnos que tienen adecuación.

–¿Qué tipos de preguntas se hicieron? ¿Se debe estudiar igual de fuerte que con la otras pruebas nacionales?

Se aplicaron ocho tipos de pruebas, para probar muchos ítemes y seleccionar las mejores preguntas para aplicarlas el próximo año. Veremos qué tan buenas son las preguntas y sus resultados, y si están asociados a los aprendizajes que se han impartido. Como este año no incidirán en la nota, esperamos que los alumnos sean lo suficientemente honestos y contesten lo que saben.

– ¿Cómo serán los exámenes del otro año?

Aún no se define si el próximo año será un solo examen o varios para cada materia. En el caso de las pruebas nacionales anteriores, se apostaba más por el conocimiento, pero en este caso es más por la habilidad y de lograr una tarea específica. Sí hay que estudiar, pero las habilidades no se adquieren de un día para otro ni se memorizan. En las preguntas ponemos en práctica la resolución de una situación, resolver problemas.

Los alumnos que aplicaron la prueba fueron elegidos al azar y por muestra estadística. Todos aparecían en un padrón. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo
Los alumnos que aplicaron la prueba fueron elegidos al azar y por muestra estadística. Todos aparecían en un padrón. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo

–¿En qué consiste la prueba de factores asociados que se hará el viernes?

No es una prueba, más bien son una serie de preguntas o cuestionarios, que le aplicamos al estudiante para recolectar información sobre algunas situaciones que pueden incidir en el desempeño. Tienen que ver con condición familiar, personal, si ha repetido año, las condiciones del centro educativo en cuanto a infraesrtructura, laboratorios, materiales, comedor, beca, transporte y lo que hace el docente en el aula, metodología, tareas, prácticas. Estas se le harán al alumno, al docente y al director.

–¿Variaron las medidas de seguridad para estas pruebas?

Sí, a partir de los acontecimientos recientes de filtración, se extremaron medidas. El OIJ investiga los casos anteriores y aplicamos sus sugerencias. Hay más controles en el traslado y aplicación y llevamos una documentación más precisa de lo que ocurre en esos procesos. En este día no hubo reporte que la prueba haya sido robada o filtrada.

En coles

Las pruebas FARO que los estudiantes de décimo año realizarán en noviembre próximo no contarán para su nota final, sino que se aplicarán como parte de un plan piloto a 3.503 alumnos de 161 colegios que serán elegidos por el Ministerio de Educación Pública (MEP).
El año entrante, todos los jóvenes que hayan llegado a undécimo año tendrán que realizar FARO, en mayo, para ese entonces, sí se tomarán en cuenta para sus calificaciones. Podrán hacer una segunda convocatoria en noviembre, si quisieran mejorar su promedio.