Rocío Sandí.2 julio
La directora del hospital de Alajuela dice que la paciente fue atendida según los protocolos. Foto: Jorge Navarro.
La directora del hospital de Alajuela dice que la paciente fue atendida según los protocolos. Foto: Jorge Navarro.

Una mujer de apellido Soto, nieta de la viejita de 71 años que falleció este miércoles en Alajuela debido al COVID-19, contó que los últimos momentos de vida de la adulta mayor fueron muy dolorosos.

Soto está aislada, al igual que 14 familiares más, en una propiedad en la que hay varias casas, ya que todos tuvieron contacto con la anciana.

Además del dolor que siente por la pérdida de su abuelita, dice que la gente los ha juzgado muy duro.

— ¿Cuándo y porqué llevó usted a su abuelita al hospital?

Antier (martes) ella empezó a sentirse muy mal de un dolor en el estómago y tenía un sangrado vaginal y la llevamos al hospital. Ahí dijeron que antes de cualquier cosa tenían que hacer la prueba de COVID-19. Nos tuvieron ahí desde las dos (de la tarde) hasta las seis de la tarde y mi abuelita estaba muy débil porque no había comido nada, no se podía sostener sola en pie.

Hace como un mes a ella se le había hecho una biopsia por ese mismo tema, pero no salió nada mal, aún así me llevé los resultados del ultrasonido y todo lo que le habían hecho esa vez para que los médicos lo vieran. Luego de que le hicieron la prueba vieron que tenía los signos estables y la mandaron para la casa.

La nieta de la adulta mayor dice que el médico ni siquiera tocó a la mujer. Foto: Jorge Navarro.
La nieta de la adulta mayor dice que el médico ni siquiera tocó a la mujer. Foto: Jorge Navarro.

— ¿Cómo siguió la señora en la casa?

Mal, pasó la noche con mucho dolor y ayer en la madrugada (miércoles) estuvo vomitando. Seguía con el dolor en el estómago y en la mañana llamamos a la Cruz Roja para llevarla al ebáis de San Isidro de Alajuela, pero se pusieron en peros y nunca llegó la ambulancia.

Como a las 11:50 de mañana le dije a mi familia que yo me la iba a llevar para el hospital en mi carro. Cuando nos íbamos a ir, ella dijo que tenía que ir al baño, pero mientras la llevábamos dijo que sintió que algo se le reventó en el estómago y dos minutos después murió.

Fue algo muy duro, le empezó a faltar el aire y se desvaneció, entonces la acostamos en la cama y mientras dos familiares trataron de despejar las vías respiratorias, ella se nos fue.

— ¿En ese momento ya ustedes sabían que ella estaba contagiada de coronavirus?

¡No! Horas después de que mi abuela murió una prima vio que el Ministerio de Salud había informado sobre la muerte de una paciente de COVID-19, le pregunté dónde y cuando ella empezó a leer me dijo que eran los datos de abuela y no lo podíamos creer. Hicimos un montón de llamadas, hasta a Casa Presidencial porque nadie nos confirmaba si de verdad ella tenía el virus, no entendemos por qué lo hicieron público sin decirnos.

La gente nos ha juzgado y nos ha acribillado mucho en redes sociales, pero en realidad nadie sabe cómo teníamos nosotros a abuelita, la cuidábamos mucho, ella no salía de la casa, pasábamos desinfectando todo, no salíamos sino era necesario, en realidad no entendemos cómo fue que ella se contagió.

La allegada de la víctima le pide a la gente que extreme las medidas sanitarias para evitar contagios. Foto: Rafael Pacheco.
La allegada de la víctima le pide a la gente que extreme las medidas sanitarias para evitar contagios. Foto: Rafael Pacheco.

— ¿Qué medidas les pusieron a ustedes?

Estamos todos aislados, somos como 15 personas y nadie puede salir a absolutamente a nada. Cuando la gente del Ministerio de Salud vino a hacer los trámites por la muerte de mi abuelita dijo que seguro hoy (jueves) vendrían a hacernos pruebas a todos.

Todo se nos ha complicado, sentimos un gran dolor por ya no tener a abuelita y el saber que estamos encerrados nos ata las manos en muchas cosas, no podemos ni ir a comprar comida y los vecinos no quieren ni pasar cerca de la casa, entonces no sabemos a quién pedirle ayuda. Hasta vamos a tener que buscar alguien que vaya a recoger las cenizas de mi abuela, porque ni eso vamos a poder hacer.

Nosotros sabemos que ya no se puede hacer nada por revivir a mi abuela, pero queremos pedirle a la gente de Salud que por favor atienda mejor a los pacientes, porque pensamos que si le hubieran puesto más atención al dolor que ella tenía en el estómago, podría estar viva. Ahora sabemos que ella tenía COVID-19, pero creemos que no murió de eso, pero nos quedará la duda para siempre porque no le van a hacer autopsia.

Dolido

El ministro de Salud, Daniel Salas, envió un mensaje de fortaleza a la familia de la señora e hizo un llamado al país a acatar las medidas para evitar que más personas sufran.

Además, aseguró que funcionarios de la institución se comunicaron con un familiar de la adulta mayor poco después de la muerte para darle apoyo y coordinar los trámites correspondientes.

Nieta de mujer fallecida por COVID-19: “Le pido a gente que nunca deje de cuidarse y que extreme aún más las medidas que ya aplica”.
Al consultar al Ministerio de Salud su posición sobre el tratamiento de la paciente nos enviaron un video en el que la doctora Karen Rodríguez, directora del hospital de Alajuela, da la versión del centro médico. “La paciente fue valorada anoche (martes) en el hospital San Rafael por sintomatología no respiratoria, sin embargo, por protocolo institucional se le hizo la toma de muestras, cuyos resultados estuvieron hoy en la tarde (miércoles). Ella fue egresada en condición estable sin ningún tipo de síntoma que requiriera un manejo agresivo o bien su hospitalización”, aseguró la jerarca.

Karen Rodríguez, directora del hospital San Rafael, dice que la paciente no ameritaba más exámenes.