Franklin Arroyo.15 septiembre

Emilio Azofeifa se inspiró en el brasileño Wilson Martins, un famoso rescatista de perros, para empezar a salvar peluditos de la calle.

Hoy este pequeño de diez años todo un héroe y empieza a ser reconocido en el ambiente de rescatistas. Hasta ha ido a la Asamblea Legislativa a dar su opinión.

El hogar de Emilio funciona com casa cuna. Foto: Cortesía
El hogar de Emilio funciona com casa cuna. Foto: Cortesía

Wilson Martins es famoso porque rescata perros que están en muy mal estado de salud. Él los recoge, los cura y los rehabilita. A todo eso le da seguimiento con fotos o videos.

Cuando Emilio tenía siete años vio uno de esos casos, el de un pitbull que se llama Davi, y eso le cambió la vida.

Y ahora es el pequeñín quien les hace seguimientos con fotos a algunos de los animales que él mismo ha rescatado de la calle y, aunque veterinarios son los que los curan, él los alimenta y les brinda toda la atención y el amor necesario.

Además, se financia los costos con rifas y con las mesadas que le dan sus papás, Mauricio Azofeifa y María José Mora.

Emilio Azofeifa sacrifica su mesada para comprar alimentos y medicinas a los animalitos. Foto: Cortesía
Emilio Azofeifa sacrifica su mesada para comprar alimentos y medicinas a los animalitos. Foto: Cortesía

Una perrita llamada Bárbara es el mejor ejemplo del trabajo de este niño pues la agarró hecha un saco de huesos y de pulgas y la dejó curadita y bien guapetona.

“Me impactó mucho el video (de Martins) porque al ver el cambio que tuvo el animalito, me di cuenta que con esfuerzo y cuidado se pueden lograr esas cosas y me esforcé para hacer lo mismo.

“A Bárbara la encontré hace tres meses. Era un nido de pulgas, no tenía pelo, estaba con sarna y la piel encarnada. Ahora está bien bonita”, comentó el menorcito.

“Me parece cruel que a un animal, no haciendo nada, le peguen machetazos, lo apedreen, no me gusta y siento furia y tristeza”, Emilio Azofeifa, niño rescatista
Un ganador

En el 2016, después de haber visto el video, Emilio presentó un trabajo sobre bienestar animal en la feria científica de la escuela de la Unidad Pedagógica La Valencia, en San Rafael Abajo de Desamparados, y obtuvo el primer lugar.

En esa oportunidad, recibió ayuda de dos rescatistas independientes, Geovana Ramírez y Rocío Chacón.

Ese premio terminó de motivar a Emilio para tomar acciones y que hoy sea un niño rescatista.

“Amo a los animales porque son hermosos, nunca comenten ningún mal y son increíbles. Los defiendo porque no se pueden expresar por ellos mismos”, expresó el chiquito.

Ese mismo año conoció a Juan Carlos Peralta, presidente de la Asociación para el Bienestar y el Amparo Animal (ABAA) y uno de los impulsores de la Ley de Bienestar Animal, y gracias a eso fue invitado a la Asamblea Legislativa a exponer sus puntos de vista.

En el 2019, Emilio volvió a presentar un proyecto científico relacionado con el bienestar animal y que consiste en explicar el beneficio que se produce en el cerebro de los humanos cuando se estimula a un animal.

Su idea es que, si la gente se da cuenta de eso, sea más fácil que adopten y cuiden a los animales y que los maltraten.

Así encontró el niño a Bárbara.
Así encontró el niño a Bárbara.
La perrita tardó cerca de un mes en recuperarse. Foto: Cortesía.
La perrita tardó cerca de un mes en recuperarse. Foto: Cortesía.
La peludita ahora está toda guapa. Foto: Cortesía.
La peludita ahora está toda guapa. Foto: Cortesía.
Emilio ama a Bárbara, que desde hace una semana ya vive con él. Foto: Cortesía.
Emilio ama a Bárbara, que desde hace una semana ya vive con él. Foto: Cortesía.