.14 noviembre, 2019
El aporte de Carlos Ricardo Benavides, presidente de la Asamblea Legislativa, ha sido fundamental para que el Congreso por fin haya funcionado.
El aporte de Carlos Ricardo Benavides, presidente de la Asamblea Legislativa, ha sido fundamental para que el Congreso por fin haya funcionado.

CCon esos padres de la patria prefiero ser huérfano, esa es una de las frases más utilizadas para descalificar a los diputados.

Con frecuencia la Asamblea Legislativa es comparada con la gradería del sol y también los legisladores son fuente inagotable de memes.

Pero siempre está la excepción y en buenahora. Me refiero al señalamiento que hace el Informe Estado de la Nación de este año sobre el Congreso.

El estudio determinó que nuestro país no entró en crisis económica ni política en el último año gracias a la productividad de la Asamblea Legislativa y dice que, gracias a ella, “el país conserva, al día de hoy, su estabilidad económica”.

El informe destaca la aprobación de la reforma fiscal, que creó nuevos impuestos para aliviar el faltante del plata del gobierno e impuso medidas para contener el crecimiento desproporcionado en el pago de sobresueldos de los empleados públicos.

El informe también resalta que el primer año fue el más productivo en los últimos 33 años. Se aprobaron 36 leyes de verdad, con impacto sobre el desarrollo del país, cantidad que no se había alcanzado en ningún primer año desde 1986.

“La nueva Administración y un grupo inusual de aliados en el Congreso alcanzaron acuerdos políticos para aprobar leyes enfocadas en paliar los efectos inmediatos del desequilibrio en las finanzas públicas”, destaca el Estado de la Nación.

Mi reconocimiento a aquellos diputados que de forma responsable sí han llegado a pensar en el país, olvidando poses populistas. Ojalá el resto de su labor, hasta abril del 2022, sea igual de responsable y visionaria. Lo necesitamos.