.Hace 5 días

En una consulta hecha por la periodista española Marina Monzón, a algunos estudiantes sobre el cierre de universidades de la Comunidad de Madrid, el 9 de marzo debido al Covid-19, las respuestas fueron para caer en cruz.

“Pues me lo tomo muy bien, para salir por ahí de fiesta y esas cosas, nada de la cuarentena, eso a mí no me preocupa. Yo voy a seguir con mi vida normal”, dijo una muchacha totalmente relajada a la comunicadora de Antena 3.

“A mí me da igual, lo único que echaré de menos es la cafetería, que es superbarata. Toda esta gente va a salir ( a divertirse) miércoles, va a salir jueves, va a salir viernes”. Esta fue la reacción de un joven.

“Pues...son unas vacaciones improvisadas que están bastante bien, ya que en Navidad no pudimos por los exámenes, es un descanso merecido, incluso se sale más de fiesta", dijo otra.

Y ahí están las consecuencias de estos prepotentes universitarios.

En un solo día en España fallecieron 738 personas, elevando la cifra de muertos a 3,434 y casi 50 mil contagiados.

La lección de el país Ibérico es clara para los costarricenses, y en especial para los jóvenes quienes tienen la obligación de cuidarse para ser solidarios con quienes les dieron la vida como son sus padres y sus abuelos.

Además, estos ticos más jóvenes deben ser conscientes de que no están totalmente libres de que el coronavirus los ataque. Un 15% son de alto riesgo por tener otro tipo de enfemedades crónicas, como diabetes y presión alta. La factura de la irresponsabilidad por algún lado se paga.