Franklin Arroyo.21 mayo
Antonio Alexandre García se vacunó contra la gripe en Brasil. Foto: Cortesía
Antonio Alexandre García se vacunó contra la gripe en Brasil. Foto: Cortesía

Antonio Alexandre García es periodista tico - brasileño que asegura que en el país sudamericano muere una persona cada 73 segundos a causa del coronavirus.

El comunicador, de la vieja guardia como él se dice, estuvo tres meses en Brasil, en plena pandemia y vio con horror los desastres que ocurren en ese país que es el que reporta más casos de COVID-19 en Latinoamérica con 272 mil a este miércoles. García regresó al país el lunes 18 de mayo.

“En Brasil muere una persona cada 73 segundos y acaba de superar los mil muertos por día. Es el quinto país en el mundo en registrar más de mil muertes diarias y el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, no es un médico, es un militar. Los dos anteriores (Luis Enrique Mandeta y Nelson Teich) renunciaron por discrepancias con el presidente de la República, Jair Bolsonaro”, explicó el periodista.

“Brasil está perdiendo la guerra contra el coronavirus”, agregó.

17.971 fallecidos por coronavirus registra Brasil este miércoles 20 de mayo. Es el país latinoamericano con más muertos debido a la pandemia.

El comunicador recordó la famosa frase de Bolsonaro en plena pandemia, “esto es una gripecita”, la cual dijo en tono burlesco, como uno de los momentos más duros que pasó en Brasil.

Su esposa le cortó el pelo en casa porque era peligroso salir a hacerlo en un salón. Foto: Cortesía
Su esposa le cortó el pelo en casa porque era peligroso salir a hacerlo en un salón. Foto: Cortesía

En ese momento, en Italia y España el virus estaba haciendo estragos y se empezaban a dar los primeros casos en América, específicamente en Ecuador y Argentina.

“Estaba viendo tele, fue un momento impactante y generó reacciones de todo tipo en la sociedad. Bolsonaro no tiene la capacidad de gobernar a un país de más de 200 millones de habitantes, pero ganó por la alta corrupción en el país y los enfrentamientos políticos”, aseguró Antonio.

Otra situación trágica que describe el periodista, dueño de los canales abiertos 19 y 49, son las grandes fosas que se hacen en los cementerios para enterrar a los muertos del COVID-19.

“En Brasil está muriendo todo tipo de gente, famosos, millonarios, pobres, adultos mayores, mujeres, jóvenes. En el cementerio Vila Formosa, en Sao Paulo, agarran retroexcavadoras para abrir 20 mil huecos para muertos.

"En zonas como la Amazonia no había ataúdes para tanta gente y terminaban metiéndolos en bolsas. Las familias están en un periodo de que hasta ahora reaccionan”, describió.

Educación

¿Por qué Brasil cayó en esta situación tan caótica? Antonio lo explica.

“En el país no hay un alto entendimiento educacional ni cultural y el presidente se ha dedicado a descalificar a la prensa como pocas veces lo he visto en el mundo. Usa a diario la palabra falsedad y lo que publican diarios como O Globo o Folha lo desacredita, 'es falso tal cosa, es falso lo otro”.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil en una de las manifestaciones en las que no guarda el distanciamiento social. Foto: AP /Andre Borges
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil en una de las manifestaciones en las que no guarda el distanciamiento social. Foto: AP /Andre Borges

Con todo eso, un elemento que tiene a favor Brasil es que el Supremo Tribunal Federal (como decir la Sala Cuarta) dijo que en la Constitución Política, las directrices de los gobiernos locales tienen mayor jerarquía que los mandatos del gobierno Federal.

Según Antonio, eso permitió que algunos municipios y gobernaciones tomaran medidas para mitigar los contagios. Por lo tanto, se han podido desmarcar de los atropellos de Bolsonaro.

Algunas ciudades ya están en lo que llaman un “look down” que es el cierre total de actividades comerciales, algo a lo que se opone el presidente.

La situación generó protestas de los aliados de Bolsonaro y el presidente se hizo presente a tales manifestaciones sin máscara y saludando a la gente sin guardar el distanciamiento social, como si nada estuviera pasando.

En Brasil la medida que ha tomado Bolsonaro fue el distanciamiento vertical, dice Antonio. Consiste en que los adultos mayores no pueden salir, pero el resto de la población sí.

Antonio Alexandre García junto a su esposa Daniela Kirsh. Foto: Cortesía
Antonio Alexandre García junto a su esposa Daniela Kirsh. Foto: Cortesía

“Bolsonaro lo que dice es que la gente necesita trabajar que no se debe cerrar nada”, comentó el periodista.

Sin embargo cuando los muertos empezaron a pasar de 20 a 80, a 100, a 250, a 500 o a mil, como hoy en día, la gente empezó a entender de la peor manera.

“Se ha generado un pánico porque sumado a todo eso, hay una corrupción terrible, por ejemplo, algunos venden equipos de ventilación o tests para hacer pruebas que no funcionan.

"En los hospitales hay 600 personas en lista de espera para entrar a una unidad de cuidados intensivos. Bolsonaro no se preocupó por las muertes y ahora no paran. Los gobernadores y los alcaldes le tiran en la cara que es el gran responsable”, aseguró García.