Eduardo Vega.1 noviembre, 2019

“Yo comencé mi diciembre desde mediados de setiembre, emborrachando semillas para los queques navideños y celebro ya bien fuerte todo noviembre y el propio diciembre. Mis dos meses de diciembre huelen a clavos de olor y canela; a especies y café con tamal”, nos contó de entrada doña Candy Zamora.

Ella es una chef profesional que vive, como ella misma dice, la época más linda del año durante más de 60 días.

“La disfruto elaborando las recetas paso a paso, mezclando ingredientes navideños, macerando las frutas, realmente disfruto todo lo que conlleva las elaboraciones en cocina para la Navidad, inventar un ponche nuevo, ver a mi familia comer, pues también a ellos les regalo quequito navideño”, asegura.

Doña Candy comienza a emborrachar las frutas y semillas desde setiembre para que los queques navideños queden sabrosos. Cortesía.
Doña Candy comienza a emborrachar las frutas y semillas desde setiembre para que los queques navideños queden sabrosos. Cortesía.

Esta artista de la cuchara es vecina de Barva de Heredia y tiene su propia empresita, se llama Centro Gastronómico Candy, la cual por estos días está hasta el tope de alumnos que desean aprender a hacer la mejor comida navideña.

“Tengo muchos días de estar ya en modo navideño, porque la gente cada vez desea más aprender a cocinar para diciembre. Yo emborracho las semillas y frutas para mi familia y para vender, para que la gente no tenga que empezar de cero y así pueda quedarle bien a su gente”, comenta.

Todos los cursos que da por estos días huelen a pura Navidad, porque son recetas para hacer queques navideños, queque de rompope navideño, queque de jengibre.

“Se debe arrancar en setiembre porque muchas de las personas que llevan el curso aprovechan para ganarse una platica vendiendo quequitos y eso me alegra mucho”, explicó.

“Disfruto demasiado el proceso de comenzar mucho antes de diciembre porque el solo estar en el ambiente de la época pone a la gente feliz, aprende mejor y se convencen de iniciar un emprendimiento.

Le encanta a la chef que la época de fin de año tenga a la comida como protagonista. Cortesía.
Le encanta a la chef que la época de fin de año tenga a la comida como protagonista. Cortesía.

“A pesar de que algunas personas puedan pensar que un diciembre de más de 60 días llega a aburrir, a mí no me pasa eso, yo amo la cocina y amo Navidad y la época permite mezclar a la perfección esas dos pasiones”, dice.

De hecho, para mucha parte del comercio el mes fuerte es diciembre, para doña Candy es setiembre, octubre y noviembre, porque es cuando se dedica a enseñar para que en diciembre sus alumnos sorprendan a sus familias o comiencen a ganar dinerito con sabores de puritica Navidad.

Uno de los cursos más famosos que tiene es una sabrosera, se llama Mesa dulce navideña y es nada más y nada menos que aprender a hacer las cosas más deliciosas que nos podemos comer en diciembre, incluido el rompope y un arrollado que sabe al puritico cielo.

“La comida es parte fundamental de las celebraciones de fin de año. En diciembre todos los días son alegres, la gente tiene más tiempo y por eso se comparte más y mejor, siempre alrededor de una buena comida”, dijo la chef.