Redacción .11 mayo

Las sospechas de que los aerosoles de saliva, que se mantienen en el aire, de los contagiados con covid-19 pueden infectar a más personas, fueron confirmadas.

Es por eso que desde el viernes, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) actualizó su información sobre la transmisión del virus.

El CDC reconoce que estas partículas aerosolizadas, emitidas por un portador del virus al toser, estornudar, gritar o cantar, pueden quedar suspendidas de minutos a horas en el aire y que estas serían la principal forma de contagio.

El contagio de covid-19 por aerosoles y cómo evitarlo

El virus puede quedar suspendido en el aire y así producir la infección, pero hay formas de prevenirlo.

FUENTE: ACADEMIAS NACIONALES DE CIENCIAS, INGENIERÍA Y MEDICINA DE EE.UU    || INFOGRAFÍA / LA TEJA.

Las gotas más grandes de saliva caen al suelo por su peso luego de alcanzar los dos metros (de ahí la recomendación del distanciamiento físico), pero las más pequeñas quedan suspendidas en el aire por más tiempo, viajarán más lejos y podrían infectar a quienes las inhalan antes de que caigan.

Esta es la llamada transmisión por aerosol. Hasta hace poco era considerada una forma de transmisión del virus, pero no la principal, pues se creía que las gotas más grandes tenían mayor peso.

No obstante, desde julio del año pasado, 239 científicos presentaron evidencia para pedir reconocerla como la principal forma de contagio.

¿Cómo se da el contagio? “Por la inhalación de esas gotitas muy finas o de aerosoles que contengan el virus infeccioso. El riesgo de transmisión es mayor entre tres y seis pies (0,91 metros y 1,8 metros), porque la concentración de partículas es mayor”, cita el documento.

Es decir, este tipo de transmisión se da especialmente en lugares cerrados y poco ventilados, o donde hay mayor cantidad de personas sin guardar distancia.

Sin embargo, sí podría darse en espacios más abiertos, especialmente si las personas no usan la mascarilla de forma correcta.

Saber protegernos

La Nación conversó con Jose Luis Jiménez, catedrático de Química y Ciencias Medioambientales en la Universidad de Colorado, Estados Unidos, sobre este tipo de transmisión del virus.

“No debe darnos miedo. No es verlo como algo hollywoodense. El virus no va a recorrer 30 kilómetros ni a meterse debajo de las puertas, pero sí debemos estar atentos y saber cómo protegernos, especialmente en lugares poco ventilados y con poco espacio”, explicó Jiménez en entrevista con La Nación.

El experto celebra la aceptación por parte del CDC de esta forma de transmisión como la principal y reconoce que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya le da más importancia, aunque admite que se tomaron mucho tiempo en hacerlo.

Hay dos formas principales en la que los aerosoles nos van a infectar: hablar de cerca con alguien sin mascarilla, aunque sea en un lugar abierto, o compartir una misma habitación cerrada.

Si le toca andar por lugares donde hay mucha gente, cuidado no anda una buena mascarilla. Foto: Rafael Pacheco
Si le toca andar por lugares donde hay mucha gente, cuidado no anda una buena mascarilla. Foto: Rafael Pacheco
Prevención

Por eso se recomienda quedarse en casa cuando hay un pico de contagios, como el que vivimos actualmente.

Si están en espacios cerrados la recomendación es ventilar.

¿Cómo hacerlo? Mantener las puertas y ventanas abiertas. No necesariamente debe ser de par en par. En casos de lluvia o mucho frío, con mantenerlas un poco más abiertas ayudará.

¿Todas las personas son igual de infecciosas? “Es bien sabido que hay un pico de contagio justo antes y al inicio de los síntomas, y que luego el contagio disminuye”, recalcó Jiménez

“Al hablar salen diez veces más virus al aire que al respirar. Al cantar o gritar son 50 veces más”, manifestó el experto como otro punto a tomar en cuenta.

Algunos científicos apuntan a que el aire exhalado durante el ejercicio físico también contiene más partículas virales.