Karen Fernández.15 septiembre
Los chiquitines de la escuela Julián Volio representaron a los habitantes de la Puebla de los Pardos. Foto: Karen Fernández
Los chiquitines de la escuela Julián Volio representaron a los habitantes de la Puebla de los Pardos. Foto: Karen Fernández

El desfile patrio en Cartago estuvo lleno de mensajes positivos e históricos.

Por ejemplo, los estudiantes de la escuela Julián Volio Llorente, hicieron una representación de La Puebla de los Pardos y una línea de tiempo de cómo pasaron lo acontecimientos más importantes de nuestra historia.

Desfiles de Independencia en Cartago

Posted by La Teja on Sunday, September 15, 2019

“Este es el segundo año que lo representamos en honor a la declaratoria como sitio histórico de Cartago”, explicó la directora del centro educativo, María Isabel Martínez.

Una de las estudiantes de la institución también recordó que este asentamiento, ubicado al noreste de la basílica de Los Ángeles, fue la cuna donde nació la cultura afrocostarricense de los negros libres y con ellos la devoción por La Negrita.

La escuela Ascensión Esquivel Ibarra recordó que no importa la profesión o trabajo que desarrolle, todos somos iguales. Foto: Karen Fernández
La escuela Ascensión Esquivel Ibarra recordó que no importa la profesión o trabajo que desarrolle, todos somos iguales. Foto: Karen Fernández

Mientras tanto, los estudiantes de la escuela Ascensión Esquivel Ibarra recordaron con dos de sus grupos de los más pequeñines, la importancia de la mujer en la sociedad costarricense.

Mientras que estudiantes más grandecitos llegaron vestidos de distintas profesiones, con la necesidad de igualdad entre cada uno de ellas.

En total desfilaron 29 centros educativos públicos y privados de Cartago, más otras instituciones independientes que se sumaron a la fiesta patria por los 198 años de libertad que celebramos los ticos.

Marvin Rojas, estudiante de octavo del colegio Vicente Lachner es todo un ejemplo de fervor patrio al desfilar demostrando que cuando se quiere se puede. No puede caminar y es sordo. Foto: Karen Fernández
Marvin Rojas, estudiante de octavo del colegio Vicente Lachner es todo un ejemplo de fervor patrio al desfilar demostrando que cuando se quiere se puede. No puede caminar y es sordo. Foto: Karen Fernández

Pese a que los desfiles estaban pactados para iniciar a las 10 de la mañana, la amenaza de lluvia puso a correr a los organizadores para prevenir que los menores se mojaran.

Sin embargo, pese al pelito de gato que cayó durante 10 minutos, el sol se impuso en el cielo cartaginés, lo que obligó a los padres de familia, educadores y miembros de la Cruz Roja a mantener bien hidratados a los niños durante su recorrido.

El desfile arrancó a las 9:40 a. m. cuando los estudiantes del colegio nocturno de Cartago, salieron del costado norte de la iglesia María Auxiliadora.

Banda de la escuela Julián Volio, integrada en gran parte por estudiantes de preescolar. Foto: Karen Fernández
Banda de la escuela Julián Volio, integrada en gran parte por estudiantes de preescolar. Foto: Karen Fernández