Yenci Aguilar Arroyo.16 septiembre
La banda recorrió unos 50 metros con la presentación de
La banda recorrió unos 50 metros con la presentación de "La casa de papel", iniciando en la Catedral de Ciudad Quesada. Cortesía.

Los integrantes de la Banda Comunal de barrio Lourdes, de San Carlos, no se imaginaron que hacer una presentación alusiva a la serie española “La casa de papel”, en los desfiles del 15 de setiembre generaría tanta roncha en redes sociales.

Y es que el domingo anterior, durante las celebraciones por los 198 años de la independencia de Costa Rica, la agrupación, compuesta por 95 personas, montó un pequeño espectáculo sobre la serie española que se transmite en Netflix y eso provocó que muchas personas se manifestaran en contra, calificándola de antipatriótica y otros hasta dijeron que era en contra del gobierno de Carlos Alvarado.

95 personas integran la banda. De ellos, 50 son músicos, 30 son bailarines y 15 integran el staff.

Rándall Barquero, presidente del comité de la banda conversó con La Teja y comentó que en ningún momento montaron el show con la finalidad de ser antipatriotas, pues lo que se ve en redes sociales es solo una muestra de la participación de los músicos en el desfile.

“Hubo gente que agarró parte de la presentación para crear controversia, pero nosotros somos conscientes que de las críticas podemos sacar algo positivo y creo que cumplimos las expectativas con lo que hicimos”, expresó.

Algo diferente

Barquero contó que él tuvo la idea de hacer la presentación y se la contó a su esposa. Ambos lo conversaron con el profesor de la banda y entre todos se pusieron de acuerdo para montar un espectáculo diferente.

“Nosotros en realidad nunca desfilamos así, esa fue una presentación que montamos para el final del recorrido. Somos una banda comunal y aunque no somos exigidos por el MEP en lo que respecta a las normas para los desfiles, nosotros tenemos claro de que celebrábamos las fiestas patrias.

"Durante nuestra presentación los muchachos tocaron un mix con música folclórica y también ritmos latinos para poner a la gente a bailar”, aseguró.

Rándall comentó que otro de los aspectos que muchos no conocen es que en la participación del domingo los miembros de la banda vistieron tres trajes diferentes, incluido el de La casa de papel.

La banda inició su desfile con su uniforme de gala y le agregaron un chonete y un pañuelo de color rojo. Cortesía.
La banda inició su desfile con su uniforme de gala y le agregaron un chonete y un pañuelo de color rojo. Cortesía.

“Empezamos el desfile con nuestro uniforme de gala, luego nos pusimos el traje de la serie, que fue una presentación de cinco minutos y finalizamos con nuestro uniforme casual. Para cerrar el desfile los músicos se cambiaron en media calle y así le dimos otra sorpresa al público”, dijo.

Barquero aclaró que en ningún momento pensaron en faltarle el respeto a la patria, ni tampoco llevaron con su presentación un mensaje de protesta o con un fin político.

No es un cole. La oficina de prensa del MEP confirmó que la banda es comunal y al igual que en otras zonas del país, se sumó a los desfiles organizados el ministerio.

“Somos una banda comunal y nos ha llamado la atención que muchas personas digan que estábamos manifestándonos en contra del Gobierno o algo por el estilo. Nuestro objetivo fue sorprender a los asistentes y la gente en Ciudad Quesada recibió muy bien la presentación, nos aplaudieron muchísimo y no queríamos enviar ningún mensaje negativo, por lo contrario, lo que queríamos era entretener”, manifestó.

Zeneida Chaves participó en la marcha con la máscara de un feto, para crear conciencia sobre la vida desde la concepción. Cortesía.
Zeneida Chaves participó en la marcha con la máscara de un feto, para crear conciencia sobre la vida desde la concepción. Cortesía.
Por las generaciones independientes

Otra actividad que desató polémica el domingo anterior, fue la realización de una marcha provida que se llevó a cabo en el cantón de Belén.

Zeneida Chaves, organizadora de la actividad, aseguró que solicitó el permiso correspondiente a la municipalidad belemita para hacer la marcha, una vez que finalizaran los desfiles.

“En días pasados conversé con mis hijas y sus amigos y noté que ellos apoyan el aborto y a la vez comprobé que hay un gran desconocimiento sobre lo que dicen las leyes en cuanto a este tema. Por eso, conversé con autoridades religiosas de la comunidad y me apoyaron, porque también defienden la vida y mi posición es esa: creo en la vida”, dijo.

Chaves confirmó que a la marcha asistieron decenas de familia y uno de los elementos que más generó controversia fue el uso de una máscara roja con forma de feto.

“En efecto, la máscara es un feto con 17 semanas de gestación. A las marchas uno puede llevar elementos de lectura y lo presentamos así porque ¿cómo vamos a llegar a las futuras generaciones si no logran entender que estuvieron durante meses en las panzas de sus mamás y gracias a ellas lograron nacer?”, añadió.

La comerciante confirmó que es candidata a regidora por el Partido Unidad Social Cristiana para las elecciones municipales del próximo año, pero aclaró que la actividad no tenía ningún tinte político.

“Mi preocupación es a nivel cantonal, lo que hicimos fue marchar por la vida, en ningún momento llevamos un mensaje político y cuando decidí confirmar mi candidatura a regidora pedí que me permitieran defender el derecho a la vida, como siempre lo he hecho”, finalizó.

A la marcha por la vida en Belén se sumaron decenas de familias. Cortesía.
A la marcha por la vida en Belén se sumaron decenas de familias. Cortesía.