Shirley Sandí.20 febrero

Esta es una historia de amor que rompe barreras y trasciende idiomas.

Jimena Umaña y Armando Jiménez.
Jimena Umaña y Armando Jiménez.

Jimena Umaña es sorda y su novio, Armando Jiménez, quien es oyente, la acompaña a clases de diseño publicitario en la universidad para traducirle en Lesco (Lengua de señas costarricense) lo que dicen los profesores.

Esta es la rutina de una estudiante sorda de diseño publicitario

Armando y Jimena se conocieron hace nueve meses en la universidad Veritas. Una profesora le contó a Armando que había una estudiante sorda de primer ingreso, por lo que le pidió el favor de que le enseñara las instalaciones y la logística, pues sabía que él dominaba la lengua de señas.

“Por cuestiones de tiempo libre y de cómo se acomodó mi horario, yo ya tenía el nivel suficiente de Lesco para interpretarle una clase a Jimena y entonces me ofrecí a ayudarle. Estábamos estudiando lo mismo, solo que yo voy más avanzado”, comentó este muchacho, de 23 años.

Armando comentó que en las U públicas brindan el intérprete gratis a quien lo necesite, pero en las privadas no.

Jimena quería entrar a la Veritas, pues le gustaba el plan de estudios y nada la iba a detener.

“Jime simplemente entró sabiendo las barreras de comunicación que enfrentaría. Esto fue como un milagro, ella no sabía que había alguien que sabía Lesco y estudiaba lo mismo, pero también recibió mucho apoyo por parte de la orientadora”, explicó Armando, quien comentó que al mes de conocerse hicieron clic y comenzaron a salir.

Fueron al cine, a bailar y de lo demás se encargó Cupido.

Este es el abecedario en Lesco, se lo dejamos para que practique.
Este es el abecedario en Lesco, se lo dejamos para que practique.
Gran apoyo

Actualmente Armando le colabora en dos clases: Pensamiento Filosófico y Métodos de Investigación.

En la clase de los jueves chocan horarios, así que Jimena se la juega leyendo los labios de sus profesores y a punta de presentaciones, las cuales son más visuales y entonces toma fotos.

La Lengua de señas costarricense (Lesco) ahora es protegida y debe ser propagada.
La Lengua de señas costarricense (Lesco) ahora es protegida y debe ser propagada.

En cuatrimestres pasados, Armando le ayudaba dos o tres veces a la semana.

En Lesco hay seis niveles de aprendizaje, Armando aprobó hasta el cuarto, pero asegura que maneja una comunicación bastante fluida porque estudió en “Hands on Lesco”, una academia ubicada en San Pedro, para comunicarse con su cuñado, por lo tanto ya había practicado.

“Aprender Lesco me cambió la vida, no solo con mi novia, sino también hablo con muchos amigos cercanos que son sordos. Por lo menos la mitad de mis días los paso hablando Lesco.

"La lengua es muy visual y me ha ayudado a ser más creativo. No es difícil aprenderla, es como cualquier otro idioma. Y no solo es atractiva, sino que concientiza y hace que seamos más inclusivos con la comunidad sorda”, comentó Armando, quien dice que para él es un privilegio ayudar de esta forma a su pareja.

Agradecida

Por su parte, Jimena aseguró que la ayuda que le brinda su novio significa mucho para ella.

Ambos tienen un amigo cercano que estudia la misma carrera en otra universidad y paga más por el intérprete que por su educación (y eso que el intérprete le hace precio).

“Una de las razones de la ayuda de Armando es porque no puedo pagar a un intérprete porque es demasiada plata y también porque en las universidades privadas no hay una ley o requisito para que me den uno. Los profesores me ayudan, pero no lo suficiente porque a veces no saben cómo explicarme bien y tampoco conocen mucho sobre la cultura sorda”, explicó Jimena.

Esta joven reconoce que ha sido difícil salir adelante con sus sueños.

“Mis compañeros me ayudan cuando no entiendo algo. La mayoría de las veces repito las preguntas y ellos siempre, con mucha paciencia, me explican o me ayudan. He pasado todas clases con buenas notas.

"Los profesores llegan a tener mucha paciencia con el proceso de enseñarme. Los profesores a veces se olvidan de que soy sorda y, por ejemplo, apagan la luz y no los puedo ver cuando hablan, pero yo les sigo diciendo y no me importa.

“A veces soy muy necia y repito las mismas cosas porque tengo que seguir rompiendo esas barreras”, Jimena Umaña, persona sorda.
Videos para todos

Raquel Bulgarelli, orientadora de Veritas, comentó que en el caso de Jimena le aplicaron adecuación curricular y una ficha técnica de apoyo.

También elaboraron varios videos en colaboración con la Escuela de Cine y Televisión con recomendaciones básicas para los docentes, que incluyen vocabulario en Lesco como normas de cortesía, números, palabras claves en el aula y verbos.

“Hands on lesco”, por su parte, ofreció cursos accesibles para todos los quieren aprender.

“Jimena tiene una actitud hermosa, le pone mucho y ella se ha encargado de enseñarnos a todos palabras en Lesco. Estamos en continuo crecimiento y aprendizaje para hacer una universidad más inclusiva”, dijo la orientadora.

Ley. La Asamblea Legislativa aprobó en segundo debate la Ley de reconocimiento y promoción de la lengua de señas costarricense, para que se utilice en servicios de salud, educación, instituciones públicas y sector privado.