Rocío Sandí.8 julio

Hasta hoy 367 personas han sido detenidas y llevadas a la Fiscalía por meter drogas a las cárceles del país.

Ese dato se encuentra en un informe entregado este lunes por el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) y que recoge los decomisos de sustancias ilícitas en centros penales.

Justicia pretender llevar el programa
Justicia pretender llevar el programa "Todos al Sol" a todas las cárceles del país. Foto: Ministerio de Justicia.

En el documento se especifica además que durante el 2018 fueron 487 los detenidos por ese mismo delito y en el 2017 fueron 468.

Pablo Bertozzi, director de la Policía Penitenciaria, dijo que ellos siguen trabajando duro para hacerle frente a ese delito.

“Las acciones de mejoramiento de la seguridad han aumentado la efectividad de la Policía Penitenciaria, brindando mayores herramientas para evitar los ingresos de drogas en los centros penales”, añadió Bertozzi.

Como parte de esos esfuerzos está la instalación de un escáner para personas colocado en agosto del 2018 en La Reforma. Además, en enero pasado se instaló una Unidad Canina en la prisión de Pérez Zeledón.

Otra medida que ha dado buenos resultados es la rotación del personal de seguridad y las labores de inteligencia cuando existen sospechas sobre algunos trabajadores.

Bertozzi fue claro en decir que aplican mano dura incluso con oficiales penitenciarios cuando estos incumplen la ley.

En la reforma ahora hay un escáner para agarrar a los vivazos. Foto: Ministerio de Justicia.
En la reforma ahora hay un escáner para agarrar a los vivazos. Foto: Ministerio de Justicia.

Durante el año pasado se despidió a siete policías por actos de corrupción (introducción de droga u objetos prohibidos a un centro penal).

Bajaron las agresiones

Las autoridades de Justicia también dieron a conocer que han notado una disminución en las agresiones entre privados de libertad luego de que empezaron a poner en práctica actividades que les permiten a los reos liberar estrés.

El programa “Todos al sol” les permite a los reclusos salir de sus celdas y participar en eventos recreativos como partidos de fútbol, ver películas y hacer yoga, entre otros.

Esta iniciativa beneficia a 1750 reos de los centros penales de San José, Guápiles, Liberia y Pérez Zeledón. El objetivo es extender el proyecto a la totalidad del sistema penitenciario.

En el CAI San José funcionan también los espacios libres de humo, que es una iniciativa por medio de la cual reos de diferentes ámbitos se comprometen a dejar de consumir drogas.