Sucesos

Así se fajan contra el COVID-19 los policías en la Boca del río San Carlos

Oficiales caminan hasta ocho horas en terrenos muy difíciles

Los oficiales que se mantienen en la zona Boca del río San Carlos no bajan la guardia y que por día caminan hasta ocho horas diarias para velar por la seguridad y soberanía de los ticos.

Los policías andan por terrenos de acceso complicado por arcilla, barro, piedra, monte, suelo resquebrajado, húmedo acompañados del bochornoso calor y por algunos momentos bajo la lluvia con el único fin de evitar que extranjeros ingresen de manera ilegal a suelo tico.

En esa zona están breteando intensamente oficiales de la Fuerza Pública, la Academia Nacional de Policía, reservistas y Policía de Frontera.

Estos valientes también patrullan a orillas del río San Juan, limítrofes con Nicaragua, y andan por las comunidades llamadas Palo Seco, Cureña y Cureñita. Incluso llegan hasta Sarapiquí por la zona montañosa, se adentran por los trillos en que los lugareños les cuentan que son usados por los los ilegales para ingresar. En esos lugares se les pide la documentación a todas las personas que se topan para verificar que están de manera legal en el país.

Los oficiales que andan en moto por estas regiones fronterizas también aprovechan para pedir a los vecinos de dicha zona que no se expongan y se mantengan en su casas cumpliendo con las medidas de higiene.

“Es un trabajo riesgoso pero muchos lo hacemos por amor al país, ahorita con esto del Covid nosotros venimos a servir exponiendo nuestras vidas y las de nuestras familias, aclimatandonos a este clima que es difícil y en este lugar que no tiene las mejores condiciones, pero aquí se valora el amor al país y el servicio que nosotros queremos dar, realmente no ha sido fácil pero hemos tratado de dar lo mejor.

Es el cantón con más casos de Covid entonces tomamos las medidas de higienes aún más extremas para ayudar al país a salir adelante”, dijo el oficial Juan José Orozco.

Mientras el oficial Jorman Paredes, de la Academia de Policía, es una gran experiencia para él y los futuros policías la gran experiencia que están viviendo.

“Para los que venimos de la academia de policías es una experiencia completamente nueva y significativa para nuestra función, por nuestra labor de patrullar la frontera por nuestros pueblos es una emoción gratificante, estamos dando todo nuestro mayor esfuerzo”, comentó Paredes.

Otra de las valientes oficiales es Francinie Ortega Porras, quien es de Pérez Zeledón estaba asignada en Limón y ahora está en la frontera con Nicaragua.

“Estamos dando lo mejor de nosotros, es un momento difícil el que está pasando el país pero cumpliendo con las medidas de higiene vamos a lograrlo”, dijo muy positiva Francinie.

Por su parte, el director regional de la Fuerza Pública en la zona norte, Luis Ortega Campos, asegura que para ellos es muy importante que los vecinos de estas comunidades que se ven en riesgo se sientan apoyados por las autoridades y que en la región se sienta que la presencia de la ley.

Silvia Coto

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.