Sucesos

Bebita recién nacida y su mamá fueron llevadas a albergue por culpa de las lluvias

Vecinos de Boca San Carlos, Cureña y Cureñita siguen albergados porque el nivel del agua no ha bajado del todo

Inundaciones en Boca San Carlos, Cureña y Cureñita. Foto Edgar Chinchilla.

La pequeña Dariana cumplió 11 días de nacida este lunes y así, tan chiquitica, ya pasó por una situación difícil debido al temporal y desde el domingo está en un albergue con su mamita, Karen Marenco.

Madre e hija fueron rescatadas de su casita en Boca San Carlos debido a una inundación causada por las lluvias de los últimos días y que en la zona causaron el desbordamiento de los ríos San Juan y San Carlos.

El agua subió tanto en esa comunidad sancarleña que estuvo a punto de tapar por completo varias viviendas.

“Hemos pasado un desastre en estos últimos dos días, pero gracias a Dios estamos aquí y nos han ayudado con lo poco que han podido”, explicó Karen.

“Yo estaba en mi casa cuando empezó a llenar (inundarse), de hecho tuve que salir como a las doce de la madrugada, cuando estaba lloviendo muy fuerte, pero por dicha los policías nos ayudaron a trasladarnos hasta acá”, añadió.


—  2.674 personas permanecen en albergues.
Inundaciones en Boca San Carlos, Cureña y Cureñita. Foto Edgar Chinchilla.


—  “Primero Dios regresaríamos a la casa cuando bajen las aguas”, dijo Karen Marenco, mamá de Dariana.

Dariana y su mamita forman parte de las decenas de personas que están en el albergue habilitado en la escuela de Boca San Carlos. Siguen allí porque, aunque las lluvias han perdido fuerza, el agua aún no ha bajado.

“Tenemos bastantes personas en albergues, hasta compañeros policías. Estamos trabajando para llevar ayuda y comida a las diferentes zonas”, dijo Luis Ortega, director regional Fuerza Pública.


—  49 albergues temporales permanecen habilitados.
Inundaciones en Boca San Carlos, Cureña y Cureñita. Foto Edgar Chinchilla.

Agua se llevó todo

Moisés Olivar, que vive en Boca San Carlos, contó que el agua hizo loco y a él y a su familia les arrebató todas sus cositas, animales y hasta los dejó sin trabajo.

“El viernes comenzó a llover y a llenar, nadie esperó que se fuera a llenar tanto. La carretera quedó inundada, se perdieron muchos animales, vacas y cerdos que se ahogaron, muy poco se logró rescatar”, explicó.

Este martes varias familias de las localidades de Cureña y Cureñita, en Sarapiquí, se mantenían en dos viviendas de alto hasta las cuales no llegó el agua. Estaban ahí porque no han podido llevarlas hasta un albergue. En esas dos humildes viviendas están las casi 100 personas del pueblo.


—  2.251 incidentes por inundaciones en 36 comunidades afectadas.

La buena noticia fue que los cuerpos de emergencia y grupos de voluntarios finalmente lograron llegar Cureña con alimentos y otro tipo de ayuda.

Inundaciones en Boca San Carlos, Cureña y Cureñita. Foto Edgar Chinchilla.

Eliet Pérez Jarquín, una de las afectadas, contó cuál fue su experiencia con las inundaciones: “Como por ahí de las dos de la mañana (del sábado) me levanté y ya el agua estaba adentro, como en una hora ya había trepado, ya fue el punto que busqué salir a la casita de mi hijo, pero no hubo escapatoria, siempre me llegó el agua. No pudimos rescatar casi nada, solo una pantallita”.


—  6.700 raciones alimenticias,10.000 colchones y espumas y 10.700 galones de agua fueron enviados a diferentes puntos de las zonas afectadas.

Además de las viviendas, la inundación también causó graves daños en la escuela de Cureña y los niños no podrán recibir clases durante un buen tiempo.

“Da mucha tristeza, por los esfuerzos que uno hace para intentar de que se mantenga bonita para los estudiantes y ahora ver todo prácticamente perdido. Hay que ver cómo se restablece todo para volver a empezar. Aquí asisten cincuenta y cinco estudiantes de Cureña y Cureñita que todos los días viajaban por el río San Juan para ir a clases”, explicó Cristian Chaves, el director del centro educativo.