Adrían Galeano Calvo.28 agosto
Los sospechosos fueron capturados por medio de tres allanamientos en Desamparados. Foto OIJ.
Los sospechosos fueron capturados por medio de tres allanamientos en Desamparados. Foto OIJ.

El OIJ les puso fin a las fechorías de dos mocosos que son sospechosos de ser asaltantes muy hambrientos, ya que además de robar plata de locales también se llevaban comida, por ejemplo, piezas de pollo.

Agentes de la Sección de Asaltos los agarraron por medio de tres allanamientos hechos la mañana de este miércoles en Desamparados, San José.

En El Huazo detuvieron a un hombre de apellidos Martínez Mora y 23 años y en La Capri pescaron al otro sospechoso, de apellidos Bolaños Ramírez y 19 años.

El tercer allanamiento fue en Patarrá, pero ahí no agarraron a nadie.

A los detenidos se les liga con cuatro asaltos a locales comerciales que tienen algo en común y es que de estos se podían llevar algo de comer o beber.

“El perjuicio económico que manejamos respecto a esos asaltos ronda el millón de colones” Joaquín Sánchez, jefe de la Sección de Asaltos

El primer asalto ocurrió el 22 de junio en una carnicería en San Miguel de Desamparados. A eso de las 3 de la tarde Martínez se metió y, pistola en mano, amenazó a los dependientes mientras Bolaños robaba ¢240 mil de la caja registradora.

Con pollo en mano

El segundo golpe fue el 28 de junio, cuando a eso de las 2:30 p.m. llegaron a una venta de pollo haciéndose pasar por clientes

“Se cree que cuando la ofendida abrió la caja para cobrarles, Martínez Mora la empujó y, junto a los otros imputados, se presume que sustrajeron sesenta mil colones, un celular y unas piezas de pollo”, indicó la Fiscalía.

Ese mismo día, pero a las 11 p.m. los maleantes atacaron en una soda de San Francisco de Dos Ríos. De nuevo se hicieron pasar por clientes y atacaron al dueño del negocio cuando ya cerraba.

En esa ocasión huyeron con ¢200 mil y además se llevaron varios refrescos.

No esperaron

Y en vez de “descansar” decidieron cometer otro asalto al siguiente día, 29 de junio, ahora en un supermercado en Fátima de Desamparados, de donde no solo agarraron plata.

“Martínez tomó unas bebidas alcohólicas y las metió en su bolso mientras los otros dos fingían ser clientes. Estos últimos le pidieron a la cajera que les vendiera unas botellas de licor y cuando esta abrió la caja registradora, los imputados habrían sustraído cuatrocientos mil colones”, informó la Fiscalía.

En cuanto a los allanamientos, el OIJ informó que los investigadores decomisaron varias prendas de ropa que en, apariencia, fueron usadas por los delincuentes en los asaltos. También decomisaron sus celulares y los sospechosos fueron puestos a las órdenes del Ministerio Público... donde no hay nada de comer que puedan llevarse.