Sucesos

Con globos y su frase “fuerza, siempre con fuerza”, despidieron al guarda limonense Juan Ortiz

La catedral de Limón se hizo pequeña ante la gran cantidad de personas que llegaron a despedir al héroe que dio la vida por una niña

“Fuerza, siempre con fuerza”, eso era lo que siempre decía el conserje y guarda Juan José Ortiz Rivera para animar a los estudiantes del Colegio María Inmaculada de Limón, donde él trabajaba.

Esa misma frase, acompañada de globos blancos, fue usada en el funeral de este valiente hombre de 67 años, quien dio su vida por proteger a una alumna de ese centro educativo.

A él lo despidieron este sábado a las 9 de la mañana con una misa en la catedral de Limón. La iglesia se hizo pequeña para la gran cantidad de gente que se acercó a demostrarle su cariño.

Cuando el féretro salió del templo, todos le aplaudieron y comenzaron a gritar: “Fuerza, fuerza, fuerza, siempre con fuerza”.

Luego lo pasaron al cementerio municipal número 1, en el centro de esa provincia.

Una gran persona

Sus familiares mencionaron que para él nunca hubo preferencias, a toda la gente la veía por igual, fueran allegados o personas que apenas venía conociendo.

Muchos de los que llegaron a darle el adiós lloraron y dijeron que extrañarán al hombre que por años se preocupó por recibirlos en el centro educativo o quien regalaba una sonrisa a todo el que se topaba.

Jean Carlos Sáenz, un alumno de la institución, recordó a don Juan como alguien muy trabajador.

“Él nos motivaba mucho y nos activaba, se llevaba muy bien con todos, era muy cariñoso. Recuerdo que siempre nos alentaba, lo vamos a extrañar mucho y solo esperamos que esté feliz a la par de Diosito”, expresó el joven.

También una mamá, identificada solo como Karla, mencionó que él era una persona muy alegre y siempre motivó a los niños cuando entraban a lecciones.

“No había día que no los recibiera con su alegría, no hay palabras para describirlo, ojalá todos fuéramos un poquito como él, nos dejó un gran ejemplo y el vacío que deja en el colegio y en los niños es muy grande”, afirmó.

Otro estudiante recordó que para un examen le dio palabras de aliento.

Trascendió que él tenía cerca de 20 años de ser parte del colegio María Inmaculada que está a seis kilómetros al oeste del centro de Limón.

Don Juan recibió un balazo en la cabeza el martes 17 de mayo anterior, cuando protegió a una niña de 8 años, hija de un supuesto narco de nombre Ronny José Dobrosky Rojas, de 38 años, quien fue asesinado cuando la andaba dejando en ese centro educativo. El guarda corrió para proteger a la menor, a la que salvó, pero en su gesto heroico fue herido.

Él murió el miércoles en el hospital Calderón Guardia, San José.

Alejandra Portuguez Morales

Alejandra Portuguez Morales

Bachillerato en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo en la UAM. Con experiencia en temas de sucesos y judiciales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.