Adrían Galeano Calvo.Hace 4 días

La justicia tarda, pero llega. Esa frase le cae como anillo al dedo al caso de un pastor, de apellido Perazzo, que fue condenado por tener relaciones sexuales con un menor de 14 años, en cuatro oportunidades, hace nueve años.

Perazzo fue sentenciado la mañana de este jueves a 12 años de prisión por el delito de relaciones sexuales con persona menor de edad, pero al final los jueces le bajaron la condena a 9 años.

Los jueces se apoyaron en las reglas del concurso material, que consiste en que si una persona comete más de un delito, en diferentes momentos, se sanciona sumando las penas que corresponden a cada delito, pero si la suma supera el triple de la pena mayor, hay que readecuarla.

Las penas por el delito de relaciones sexuales con persona menor de edad van de los dos a los seis años, esto quiere decir que el triple de la pena máxima que podía recibir Perazzo era de 18 años.

“Que le hayan bajado la pena sin haber llegado el máximo depende mucho de la valoración de los jueces. Yo pienso que fue porque se trató de una misma víctima y en un periodo muy corto de tiempo. Si hubieran sido distintas víctimas, es probable que sí le hubieran metido más años”, explicó Hugo Navas, abogado penalista.

Pellejeada
El juicio tuvo lugar en los tribunales de Goicoechea. Foto Archivo.
El juicio tuvo lugar en los tribunales de Goicoechea. Foto Archivo.

El Ministerio Público explicó que esta no era la primera vez que el pastor se sentaba en la silla caliente, pues en el 2015 se llevó a cabo un juicio en su contra por esta misma causa, pero en esa ocasión el Tribunal Penal del II Circuito Judicial de San José absolvió a Perazzo.

La Fiscalía no se quedó de brazos cruzados y acudió al Tribunal de Apelación de Sentencia, pero ese tribunal confirmó la resolución de libertad.

El Ministerio público quemó su último cartucho y en diciembre del 2016 consiguió que los magistrados de la Sala Tercera ordenaran este nuevo juicio contra el pastor.

Falso consejero

Los hechos que terminaron con la condena del vivazo ocurrieron en el 2010, cuando la mamá del joven lo llevó a una radioemisora con el fin de pedir guía espiritual para él.

Según las pruebas de la Fiscalía, en agosto de ese año el pastor se ofreció a ser el consejero de la víctima, por lo que de a poco se ganó su confianza.

“La Fiscalía probó que Perazzo aprovechó esa cercanía para mantener relaciones sexuales con el ofendido, en cuatro ocasiones, sabiendo que tenía 47 años de edad”, indica el informe de la Fiscalía.