Adrían Galeano Calvo.11 junio
Javier Chaves, presidente de Aldesa, fue dejado en libertad luego de una audiencia que duró aproximadamente 4 horas. Foto Jeffrey Zamora
Javier Chaves, presidente de Aldesa, fue dejado en libertad luego de una audiencia que duró aproximadamente 4 horas. Foto Jeffrey Zamora

Después de pasar varias horas en una celda del OIJ, Javier Chaves, presidente de Aldesa, fue dejado en libertad pero deberá cumplir con una serie de medidas cautelares mientras es investigados por un supuesto caso de estafa.

Chaves fue dejado en libertad luego de una audiencia de solicitud de medidas cautelares que se inició a eso de las 9 de la mañana de este martes y se extendió hasta pasado el mediodía.

El presidente de Aldesa en ningún momento estuvo cerca de ser mandado a cumplir prisión preventiva, pues desde un inició la Fiscalía de Delitos Económicos, Tributarios, Aduaneros y Propiedad Intelectual solicitó medidas alternativas al considerar que no había peligro de fuga.

Al final de la audiencia se dio a conocer que a Chaves le pusieron tres medidas cautelares: impedimento de salida del país, firmar una vez al mes en la Fiscalía señalada y no contactar a las cuatro supuestas víctimas ni a los testigos, medidas que deberá cumplir durante toda la investigación.

Colaborará

Francisco Campos, abogado de Chaves, dijo que él y su cliente no tienen ningún problema con las medidas que fueron impuestas, así que no tienen pensado presentar una apelación.

“Javier nunca ha tenido la intención de evadir la acción de la justicia o obstaculizar el proceso, cuando nos dijeron que eran medidas menos gravosas no tuvimos ningún problema en aceptarlas. Ahora lo que Javier quiere es solucionar los problemas de liquidez lo antes posible y cancelarle a toda la agente”.

Campos dijo que el presidente de Aldesa dejó muy claro desde el inicio de que él quiere colaborar y tener una participación activa en el caso para probar que no hay ningún delito.

De momento Chaves es el único imputado por el caso, en el cual se le investiga por los presuntos delitos de estafa mayor, administración fraudulenta, libramiento de cheques sin fondos, autorización y publicación de balances falsos, autorización de actos indebidos e incumplimiento de deberes.

Sin embargo, no se descarta que se sumen otros sospechosos a la causa como producto de los 12 allanamientos realizados a las casas de gerentes y directivos del grupo corporativo.

La investigación se inició luego de una serie de denuncias presentadas por inversionistas del grupo financiero bursátil Aldeas y Aldesa Corporación de Inversiones por la aparente suspensión de pagos a unos 500 clientes de proyectos inmobiliarios que invirtieron $200 millones.