Adrían Galeano Calvo.11 junio
El informe del OIJ señala que en apariencia fue Dolanescu quien importó las tapas falsas de Cacique. Foto: Cortesía del despacho de Dolanescu.
El informe del OIJ señala que en apariencia fue Dolanescu quien importó las tapas falsas de Cacique. Foto: Cortesía del despacho de Dolanescu.

El diputado Dragos Dolanescu, del Partido Republicano Social Cristiano, está en la mira de la Fiscalía General debido a una investigación que se reabrió en su contra por un supuesto delito de contrabando de guaro en el cual se usaron tapas falsas de Cacique.

El caso se remonta al año 2012, cuando el OIJ le entregó al Ministerio Público un informe en el cual el ahora diputado era vinculado con una banda dedicada a este negocio.

Sin embargo, en julio del año pasado el caso fue desestimado a solicitud de la Fiscalía por falta de pruebas.

La Fiscal General es la única que puede investigar al diputado ya que por ser miembro de un supremo poder de la República cuenta con una protección especial que solo puede levantarse por medio de la Sala Tercera.

Según una publicación de La Nación, el caso fue reabierto este año por la fiscala general Emilia Navas luego de recibir el mencionado informe por parte de la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos, indicándole que en la desestimación se pasó por alto había un miembro de un supremo poder involucrado.

El informe del OIJ señala que Dolanescu en apariencia estaba relacionado con una organización dedicada a a introducir alcohol de alta pureza (etanol 96,3%) para la producción de guaro de contrabando que hacían pasar por Cacique.

De otra bebida

De acuerdo con los investigadores el ahora legislador fue quien, en apariencia, importó desde un país europeo una considerable cantidad de tapas falsificadas de la marca Cacique.

El fallo fue que estas tapas venían con un código en la parte superior que no correspondía a un lote de este licor, sino al de ron Colorado, que es producido por la Fábrica Nacional de Licores.

Ante este nuevo giro del caso el diputado dijo en su defensa que el caso ya había sido desestimado y que podría ser reabierto en caso de que aparecieran nuevas pistas; sin embargo, dijo que no puede aparecer algo que no apareció en 9 años de investigación.

De momento el caso es manejado por la Fiscal General, que si encuentra pruebas suficientes puede solicitarle a la Sala III que levante la inmunidad de Dolanescu para llevar a cabo la investigación.