Sucesos

Huellas con sangre quedaron en la habitación donde mataron a María Luisa Cedeño

Luminol evidenció que en la habitación 3 del hotel La Mansión Inn hubo mucha sangre que fue limpiada

Escuchar este artículo

Fragmentos de huellas de pie y de la suela de algún zapato marcadas con sangre quedaron en la habitación #3 del hotel La Mansión Inn en Manuel Antonio, Quepos, donde estaba hospedada la doctora María Luisa Cedeño Quesada.

Estas fueron identificadas por Tatiana López Morales, Técnica especializada de la Unidad Canina y además bióloga tropical y criminóloga.

López afirmó que las vio cuando llegó al sitio del crimen el 22 de julio del 2020, dos días después del hallazgo del cuerpo de la médica, para ese momento ya habían levantado el cuerpo de la víctima.

“Al hacer el ingreso observo parte de huellas plantares y de calzado que estaban dibujadas en sangre, todas se encontraban en la habitación número tres”, afirmó en su declaración dentro del juicio por este homicidio.

Agregó que en ese momento lo más conveniente fue solicitar que el personal de Lofoscopía (profesionales que estudian y clasifican las características de los relieves existentes en la superficie) analizaran la zona y tomaran los patrones de las huellas.

María Luisa Cedeño Quesada, anestesióloga asesinada en hotel en Quepos. Foto tomada de Facebook.

Sostuvo que en el pasillo del cuarto, el cual era de porcelanato, vieron patrones de huellas plantares y de zapatos en sangre.

En la ducha de la habitación # 3 no había sangre a simple vista, sin embargo cuando aplicaron Luminol todo se iluminó y esto significaba que hubo mucha sangre en ese sitio.

Además en el suelo del baño, cuando aplicaron el Luminol, vieron una huella plantar en la que quedó la forma de los dedos así como el área del talón.

“Hubo presencia de sangre que no era visible (a la vista normal) como en la puerta de acceso, el pasillo, el baño, en el lavamanos, el piso de baño y piso de ducha, hubo patrones que nos llevaban al área de la cama, en la cama había sangre evidente”.

“Estas zonas fueron modificadas por limpieza”, señaló López.

Además en el apagador del baño, la pared y en el piso vieron el rastro de ADN.

Así mismo en el piso del lavamanos también quedó evidencia de que hubo sangre.

“Hubo manipulación, es decir algo con sangre, ya sea que se lavaron las manos, o un trapo u objetos que se estuvo manipulando en esa zona (lavamanos)”.

En este caso como fueron fragmentos de huellas no pudieron determinar si correspondía a una o varias personas.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.