Sucesos

Imagen de la Negrita protegió a negocito durante tornado

La imagen de la Virgen de los Ángeles apenas sufrió daños pese a que voló como 30 metros por el viento

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

Doña Xinia Hernández y su esposo Alberto Balbín, dueños de la tienda “La Negrita”, están completamente seguros de que la Virgen de Los Ángeles fue quien protegió su negocito del tornado que causó estragos la tarde del miércoles en los alrededores de la basílica en Cartago.

Para ellos, la mejor prueba de esto es que una imagen de la patrona de los ticos, que tenían afuera del negocio, sobrevivió a los poderosos vientos, pese a que estos la arrojaron varios metros lejos del local.

“Afuera teníamos una exhibición de varias imágenes de gran tamaño y una de ellas era de la Negrita, de 85 centímetros de alto y elaborada en resina con fibra de vidrio, y esta fue a dar a los 30 metros de distancia. Un vecino fue el que la vio y la regresó.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

“Estaba un poco reventada, pero ya mi esposo la arregló. Aunque la iglesia estaba cerrada, yo fui al frente y le di gracias por su misericordia. Ahora esta virgencita se va a quedar aquí conmigo, no la voy a vender, siento que nos protegió porque si no aquí los daños hubieran sido demasiados”, dijo con mucha fe doña Xinia.

“Ya está medio reparadita (la imagen de la Negrita), la voy a dejar siempre exhibida, pero no para vender, porque fue la que nos protegió”.

—   Xinia Hernández, dueña del negocio La Negrita

Hernández, quien junto a su esposo tiene 4 años de tener el negocio, contó que afortunadamente muy pocas imágenes sufrieron daños, las más pequeñitas fueron las más afectadas por la fuerza de los vientos.

“El Resucitado, aunque se cayó, no se dañó mucho. La Virgen de Fátima y otra cayeron al caño, pero solo tenían algunos golpes. No queda más que agradecer a la virgencita, porque estuvimos como a 25 metros de quedar destechados”, aseguró la señora.

Tuvo que esconderse

Dona Xinia contó que ella y su esposo no se encontraban en el local cuando ocurrió el tornado, pero el que sí vivió esa terrible experiencia fue Wálter Cordero, quien trabaja en la tienda.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

“Él y mi esposo se dan muchas bromas y creí que era una más cuando él nos avisó. Nos comentó cómo quedó todo, pero quedamos más tranquilos al saber que no se destechó, solos los bordes del cielorraso se levantaron un poco”, añadió Hernández.

Cordero, el empleado de la tiendita, también conversó con La Teja y nos contó que el tornado parecía algo sacado de una película, nunca había visto algo así.

“Iba para afuera del local cuando vi que venían las láminas volando, pero lo más impresionante fue ver explotar los transformadores y cómo se caían los árboles.

“Lo que hice fue protegerme, porque eran como proyectiles: pedazos de lámina, concreto, vidrio, acero, clavos. Escuchaba donde todo pegaba contra los carros. Yo digo que solo Dios nos protegió. Nada de lo que había dentro del local se lo llevó, ahí es donde Dios y la Virgen están presentes, es cuestión de fe y gracias a ellos nada me pasó”, relató Cordero.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

Viento se le quería meter

Don Francisco Quesada, dueño de la tienda Santa Luisa, ubicada cerca de la venta de comidas que fue destruida por el viento, tuvo que actuar rápido.

“Apenas me dio tiempo de bajar las cortinas de metal, fue impresionante cómo se escuchaban y se movían las cortinas, como si alguien las golpeara con palos y tratara de abrirlas. Doy fe y creo firmemente que Dios y la Virgen me protegieron”, recordó.

“Mis nietos de 6 y 11 años siempre viene a visitarme, por dicha ayer (miércoles) no estaban porque imagínese el susto para ellos”.

—  Francisco Quesada, dueño de la tienda Santa Luisa

La peor parte en el paso del tornado se la llevó la venta de comidas El Saday, pues los ventoleros despedazaron el toldo y se trajeron abajo toda la estructura.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

Franco Angulo, dueño del local, contó que justamente este miércoles estaban cumpliendo dos meses haber puesto el negocio con patente fija, ya que tenían año y medio de no trabajar por la pandemia.

“Aquí había ocho personas trabajando, en su mayoría familia, y algunos clientes, todos me dijeron que fue algo inexplicable y gracias a Dios que no hubo pérdidas humanas.

“A un muchacho le cayó un tubo y le tuvieron que hacer tres puntadas y una muchacha que se quemó el brazo con agua caliente”, comentó.

Según Angulo, las pérdidas económicas podrían andar entre ¢50 y ¢60 millones.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.

“Ahora hay que pulsearla para iniciar en este mismo sitio, caídos pero no derrotados, hay póliza, pero solo para los empleados, nuestro Señor fue quien los salvó”, explicó.

Este jueves en la mañana, personal de la Municipalidad de Cartago y de otras entidades como Jasec y de cableras, estuvieron trabajando en los alrededores de la basílica para recoger los árboles caídos y reparar los tendidos eléctricos afectados por el tornado.

Las autoridades informaron que las principales afectaciones las sufrieron los negocios cercanos a las basílica, mientras que algunas viviendas resultaron con daños menores, únicamente una casa ubicada al lado suroeste de la plazoleta perdió gran parte del techo.

Tornado causó múltiples daños en negocios ubicados en los alrededores de la basílica de Los Ángeles. Foto Keyna Calderón.