Silvia Coto.27 mayo
Wilber Aparicio Gonzalez de 51 años. Foto: Cortesía de la familia
Wilber Aparicio Gonzalez de 51 años. Foto: Cortesía de la familia

La comunidad del barrio Corazón de Jesús en Aserrí se siente indignada por el asesinato del guarda Wilber Aparicio González, de 51 años, durante un asalto cuando iba para su trabajo.

Los vecinos esperan que las autoridades logren dar con los sospechosos del crimen para la tranquilidad de su esposa y los tres hijos.

Don Alexis Campos, vecino y amigo de Aparicio es uno de los que se siente muy triste por lo sucedido.

“Me di cuenta de la noticia por medio de otro amigo en común. La verdad me sentí impactado, porque Wil y yo habíamos conversado de lo peligroso que es pasar por La Sabana, pero por el trabajo uno no puede dejar de hacer las cosas. Creo que lo mataron solo por pura maldad, porque estoy seguro que pensando en su familia no les opuso resistencia, ese día (el pasado domingo). Yo lo vi cuando salió de la casa y desde lejos le dije a Dios”, dijo Campos.

Este vecino asegura que en la comunidad están muy tristes sobre todo porque Wilber era quien llevaba el sustento de la familia.

“Con esto del coronavirus muchas familias nos hemos visto en aprietos, ellos vivían el día a día y eso es lo que a uno le preocupa, ¿cómo van a pagar el alquiler, la comida, los recibos y tantas cosas que uno necesita para vivir?”, dijo Campos.

En la escuelita de la comunidad recolectaron algunos víveres para la familia y también una pequeña suma de dinero para ayudar a pagar una parte del funeral de Aparicio, pero si usted quiere darles una mano en este duro momento puede llamar al teléfono 6028-9390.

Aparicio fue atacado por cuatro hombres frente al restaurante La Princesa Marina, en Sabana Oeste, ellos lo apuñalaron y le quitaron el bulto en que llevaba su almuerzo y algunos medicamentos. El hombre trató de caminar para llegar su trabajo como guarda en Acueductos y Alcantarillados en Pavas pero quedó mal herido y se desplomó cuando cruzaba la calle.

Si usted sabe algo sobre los sospechosos del brutal ataque puede llamar al 800-8000645 de la línea confidencial del OIJ.