Adrían Galeano Calvo.15 junio
La vida de Alejandro Solano Serrano cambió por completo después del accidente. Foto tomada de Facebook.
La vida de Alejandro Solano Serrano cambió por completo después del accidente. Foto tomada de Facebook.

Desde hace dos años doña Lorena Serrano ha estado a la espera de una operación que le cambie la vida a su hijo Alejandro Solano Serrano, de apenas 21 años, quien por un accidente de tránsito quedó en estado vegetativo, sin embargo, por culpa del COVID-19 esta espera se ha vuelto a alargar.

“Tienen que ponerle una prótesis craneal, que gracias a Dios se mandó a hacer en Estados Unidos en febrero, el doctor nos dijo que llegaría un mes después y que ya me lo iban a poder operar, pero por circunstancias de esta pandemia ni ha llegado ni se puede operar todavía”, contó la angustiada mamá.

La desesperación que vive esta valiente madre inició el 30 de junio del 2018, cuando en Siquirres de Limón un motociclista chocó violentamente con el carro que manejaba su hijo y le provocó graves lesiones en la cabeza que lo dejaron en cama. El motorizado falleció en el percance.

Durante todo ese tiempo doña Lorena ha luchado por sacar adelante a Alejandro Solano Serrano, sin embargo, han pasado momentos de mucha necesidad, pues el único ingreso que tienen es una pensión que le dieron a Alejandro, la cual no cubre todos los cuidados que necesita.

“Yo con eso me la he jugado pero ya esa plata se me acabó, entonces estoy en un extremo de qué hago, para dónde agarro, pero aquí seguimos en la lucha porque Dios no nos ha abandonado, pero sí hemos pasado situaciones muy duras”, recordó..

Pandemia los afecta
Alejandro Solano Serrano estaba por debutar como portero en la Asociación Deportiva Municipal Turrialba. Foto cortesía Lorena Serrano.
Alejandro Solano Serrano estaba por debutar como portero en la Asociación Deportiva Municipal Turrialba. Foto cortesía Lorena Serrano.

Sumadas a las necesidades que tienen en su casa, ahora doña Lorena y su hijo también deben afrontar la pandemia del COVID-19, la cual no solo ha retrasado la operación de Alejandro sino que también ha afectado la terapia que el joven recibía.

“He llorado mucho, porque en el tele veo que salen cada vez más casos (de COVID-19) y digo ‘¡Dios mío!, ¿por qué la gente no hace caso?’; yo deseo que esto se acabe por el bien de todos, pero sobre todo por Alejandrito porque esto me lo ha afectado mucho”, dijo la madre.

Doña Lorena explicó que lo único que desea es que las personas hagan caso y tomen todas las medidas necesarias para combatir el COVID-19, pues solo así se acortará el tiempo para que su hijo pueda tener esa operación que lo haría “despertar”.

“Yo deseo que mi hijo despierte, que salga de ese estado y que me le pongan esa prótesis, por eso yo le pido a la gente que haga caso porque esta pandemia afecta a mi hijo, eso es lo que más anhelo”, añadió.

Si usted desea ayudar de alguna forma a esta familia puede contactar a doña Lorena al teléfono 6354-5416, también puede realizar sus donaciones por medio de Sinpe móvil al número 6424-5685, a nombre de Luis Antonio Solano Serrano, hermano de Alejandro.
Mucha necesidad

Serrano hace hasta lo imposible para que a su hijo no le falta nada, sin embargo, muchas personas han dejado de ayudarles debido a la situación del COVID-19.

“Yo le soy sincera, necesitamos desde un aplicador hasta dinerito, porque Alejandro por esta situación no ha podido recibir terapia en Cenare, entonces tengo que pagarle terapia, necesitamos de todo, galletitas y cualquier comidita que puedan darnos”, contó.

Doña Lorena no pierde la fe de que su hijo despierte del estado en el que se encuentra. Foto cortesía Lorena Serrano.
Doña Lorena no pierde la fe de que su hijo despierte del estado en el que se encuentra. Foto cortesía Lorena Serrano.

Además de comidita, la señora contó que Alejandro requiere muchos cuidados especiales, por ejemplo, a diario tiene que tomar unas proteínas cuya botellita le cuesta ¢2700.

“Él se toma por semana un tarro grande de Ensure, nosotros lo compramos a ¢20 mil, en la Caja nos dan cinco tarritos chiquititos, pero esos hacen apenas uno grande, por lo que no nos alcanza”.

La señora dijo que también les hacen falta pañales de adulto talla G y toallitas húmedas, pero lo principal para ellos es la comidita.

Gran sueño

Doña Lorena contó que además de la operación de su hijo, ella tiene otro sueño, y es que Alejandro Solano Serrano pueda conocer a Keylor Navas, pues el joven nunca se cansaba de decir cuanto lo admiraba.

De hecho, Solano quería seguir los pasos de Navas y por eso estaba haciendo las pruebas como portero en la Asociación Deportiva Municipal Turrialba.

“El día del accidente Alejandro llegó a mi casa feliz, fue la última vez que escuché su voz, me dijo que iba a debutar en un partido amistoso, pero luego salió a hacer un mandado y pasó esa situación", recordó.

La señora dijo que ella no quiere pedirle ningún tipo de ayuda a Keylor, lo único que quiere es que su hijo escuche su voz.

“Hace poco le puse el televisor y escuchó a Navas hablando y vieras como enderezó la cabecita, entonces uno de mis sueños es que Keylor nos visite, porque yo pienso que eso le ayudaría a Alejandro”.