Rocío Sandí, Andrés Garita.7 enero

El joven marinero Michael Ordóñez Gómez murió con el anhelo de ver a su mamá para poder darle una platica que tenía guardada para ella.

El muchacho de 21 años perdió a la vida el lunes en la noche al recibir dos balazos, presuntamente a manos del novio de una mujer con la que él habría tenido una relación sentimental.

Michael tenía 21 años, era soltero y no tenía hijos. Foto: Cortesía de Pablo Novoa.
Michael tenía 21 años, era soltero y no tenía hijos. Foto: Cortesía de Pablo Novoa.

El ataque se dio a eso de las 10:30 de la noche en el barrio El Carmen de Puntarenas, detrás de la escuela.

Pablo Novoa, amigo y compañero de trabajo de Michael contó que él era un amante de la pesca deportiva y se caracterizaba por ser muy alegre.

“Él nació en playas del Coco en Guanacaste y se había venido a vivir a Puntarenas para trabajar con una empresita de turismo que tenemos un primo y yo. Lo conocí hace unos dos años y siempre lo vi como un muchacho humilde, sencillo y muy alegre, ya que hasta se ponía a bailar cuando hacíamos los paseos a isla Tortuga, isla San Luchas, isla Cedros y otros lugares; a veces era marinero, pero en otras ocasiones hacía de capitán, le encantaba el mar.

“Desde hace unas semanas decía que quería ir a visitar a la mamá, estaba triste porque no pudo ir a dejarle un plata que había guardado y porque no pudo ir a pasar con ella el fin de año”, contó con la voz cortada Novoa.

Pablo contó que no había nada que Michael disfrutara más que la pesca deportiva, incluso estaba a punto de irse a un viaje mar adentro.

El cuerpo del joven quedó tendido en la acera. Foto: Andrés Garita.
El cuerpo del joven quedó tendido en la acera. Foto: Andrés Garita.

“Él le contó a un compañero que no iba a trabajar con nosotros por un tiempo porque este martes se iba a un viaje de pesca que iba a durar tres meses, pero unas horas antes lo mataron.

“Muchas personas, turistas sobre todo, nos han escrito para darnos las condolencias porque Michael era un muchacho que se daba a querer y su alegría hacía que la gente lo recordara”, aseguró.

Sospechoso detenido

Presuntamente Ordóñez fue a mejenguear el lunes con unos compas y cuando iba camino a su casa pasó frente a la casa de una mujer con la que tuvo una relación y se armó una discusión con la mamá de ella.

El Organismo de Investigación Judicial informó que, al parecer, el actual novio de la muchacha llegó a la vivienda y le disparó dos veces a Michael. Uno de los balazos le dio en el pecho y el otro en la barbilla, el marinero murió en el lugar.

Los oficiales de la Fuerza Pública detuvieron cerca de dónde se dio el crimen a un sujeto de apellido López, de 19 años, quien sería quien acabó con la vida del veinteañero.

La muerte de Michael se convirtió en el primer homicidio del año registrado en el cantón central de Puntarenas.

75 homicidios ocurrieron en Puntarenas el año pasado