Alejandra Portuguez Morales.14 septiembre

Saúl Quirós Ledezma le dijo no a la muerte durante 25 días. Él es sobreviviente de un naufragio que ocurrió a 188 millas de las islas Galápagos, de Ecuador.

Quirós y otros ocho pescadores salieron desde Puntarenas en el barco Fu Fa Cheng, pero por razones que nunca se supieron, la embarcación se incendió y desapareció en alta mar la madrugada del 26 de junio del 2003 y fueron rescatados hasta el 17 de julio.

Él cuenta que los días del naufragio fueron los más duros que ha vivido, sobre todo el tercer día, cuando pensó en darse por vencido porque nadie los llegaba auxiliar, pero por dicha la actitud y los pensamientos positivos fueron más fuertes que la intención de perder la batalla.

El auxilio llegó el día 25 por medio de una embarcación venezolana.

“El grupo se dividió, seis compañeros se quedaron junto a unas boyas y otros tres nadamos hasta la punta del barco (era lo único que queda en la superficie), con tal de buscar algo para flotar”, comentó.

Sin embargo, las fuertes les quitaron lo único a lo que se podían aferrar, por lo que solo les quedaron con unos pedazos de estereofón para flotar.

Por suerte rescataron un paquete de manzanas y un queque seco y de vez en cuando se alimentaban con peces pequeños que se les acercaban, pero no podían tomar agua del mar porque el organismo no la acepta y Saúl les decía que les podía afectar la mente, por lo que solo se medio hidrataban cuando llovía.

“Mientras estemos respirando hay esperanza, si aún hay aliento, siempre hay esperanza, nunca hay que dejarse vencer antes de la hora”, señala el valiente.

Saúl Quirós Ledezma le agradece a la vida poder compartir con sus seres amados, en la foto salen: sus hijos Ricardo y Yessica, Ana, la esposa; también Nancy, la nuera y José un amigo de la familia . Foto: Cortesía Saúl Quirós para LT
Saúl Quirós Ledezma le agradece a la vida poder compartir con sus seres amados, en la foto salen: sus hijos Ricardo y Yessica, Ana, la esposa; también Nancy, la nuera y José un amigo de la familia . Foto: Cortesía Saúl Quirós para LT

Saúl asegura que después de este accidente acuático, su vida cambió para bien.

“Gané una segunda oportunidad en todas las áreas de mi vida, hasta mi vocabulario cambió, trato de ser más agradecido con Dios y dar un mejor ejemplo”, manifestó.

A los dos años del fatal naufragio, el sobreviviente se internó por algunos periodos en el mar, pero luego decidió trabajar en tierra firme y así estar más tiempo con su familia.

Actualmente es chofer de la empresa autobusera Tracopa y hace viajes desde San José a Manuel Antonio y viceversa.

“El secreto para sobrevivir ante cualquier situación difícil es enfocarnos en el poder mental, siempre hay que llenarlo de optimismo para vencer todo”, Saúl Quirós Ledezma, sobreviviente de naufragio.
Saúl Quirós Ledezma dejó la vida en el mar y ahora trabaja como chofer en Tracopa en la ruta San José a Manuel Antonio . Foto: Cortesía Saúl Quirós para LT
Saúl Quirós Ledezma dejó la vida en el mar y ahora trabaja como chofer en Tracopa en la ruta San José a Manuel Antonio . Foto: Cortesía Saúl Quirós para LT

“Esto que pasamos no me dejó un trauma, pero aún lamento la perdida de seis hombres que iban conmigo, uno de ellos era Jorge Fernández Chaves, con quien tuve una amistad muy cercana y aún mantengo cercanía con la familia de él”, expresó el sobreviviente.

Saúl le aconseja a las personas que están atravesando alguna situación difícil, mantenerse fuertes hasta el último aliento, que de alguna manera van a superar la prueba, asegura que la mayor parte es cuestión de la buena actitud.