Adrían Galeano Calvo.16 septiembre
El expresidente no se presentó este lunes a la audiencia, en su lugar envío a su abogado. Foto Archivo.
El expresidente no se presentó este lunes a la audiencia, en su lugar envío a su abogado. Foto Archivo.

La Fiscalía General se niega a perder el pulso con el expresidente de la República, Óscar Arias Sánchez por el sonado caso Crucitas, motivo por el que intentará, nuevamente, mandarlo a la silla caliente.

Este lunes dio inicio una nueva audiencia preliminar en el Juzgado Penal de Hacienda para definir de si el caso es elevado a juicio por dos supuestos delitos de prevaricato (cuando una autoridad dicta una resolución en un caso sabiendo que esta es contraria a la ley).

El Ministerio Público consiguió que esta audiencia se llevara luego de ganar una apelación, presentada en mayo de este año, para traerse abajo el sobreseimiento definitivo (cerrar el caso) que se dictó en febrero pasado a favor de Arias.

El proceso dio inicio sin la presencia de el expresidente, quien al no estar obligado a asistir envío a su abogado Rodolfo Brenes, quien explicó que no tienen ningún problema de participar de nuevo en este proceso pues sostiene que su cliente no cometió ningún delito.

“Don Óscar está con la conciencia tranquila, él sabe que no cometió absolutamente ningún delito y que los hechos ya están prescritos”, dijo Brenes.

Rodolfo Brenes, abogado de Arias, dijo que su cliente está con la conciencia tranquila. Fotografía José Cordero
Rodolfo Brenes, abogado de Arias, dijo que su cliente está con la conciencia tranquila. Fotografía José Cordero

El abogado señaló que la Fiscalía y la Procuradoría General se están agarrando de una supuesta “teoría de conspiración” para llevar el caso a juicio, pero indicó que esto no es suficiente para fundamentar una sentencia que condene a su cliente.

“La Procuradoría tiene una posición totalmente incoherente, viene aquí sin sonrojarse siquiera cuando como institución dijo que todo lo actuado fue a derecho, defendió el proyecto Crucitas y ahora viene a decir que todo mundo sabía que era ilegal”, añadió.

La audiencia está fijada para terminar este próximo miércoles, día en el que se conocería si se mantiene el sobreseimiento o si el caso va a juicio.

Este caso se remonta al 2008 cuando Arias firmó un decretó para declarar el proyecto minero Crucitas de interés público y conveniencia nacional.

En el 2010 la concesión fue anulada luego de que se revelaron varios irregularidades en los permisos dados a la empresa Industrias Infinito.