.26 junio
Incidente en Pavas con dos oficiales de Tránsito. Una mujer resultó herida de bala. Foto: captura de video.
Incidente en Pavas con dos oficiales de Tránsito. Una mujer resultó herida de bala. Foto: captura de video.

Se qué a todos esta pandemia nos tiene cansados, angustiados económicamente, en fin, más estresados que gallina en baile de zorros.

Sin embargo, uno esperaría que los primeros frentes de contención en esta guerra, como los los cuerpos policiales, estén mejor entrenados que cualquier mortal que se dedica a otras tareas, o al menos tengan un mayor nivel de tolerancia a las tensas situaciones que aparezcan repentinamente.

Por ese motivo, siento desproporcionada la reacción de dos oficiales de Tránsito, de apellidos Salazar y Castillo, quienes la tarde de este miércoles emprendieron una persecución, a punta de bala, contra el carro conducido por un chofer de apellido Álvarez, quien no atendió la señal del alto que le hicieron en Pavas.

En la desmedida acción hirieron a la joven Nicole Delgado, de 23 años. Ella sufrió un disparo en espalda y otro en la pierna derecha.

Incluso, en el video grabado desde un carro, no solo se escucha la lluvia de plomazos, sino también pareciera que un niño va en el asiento de atrás.

Álvarez quiso evadir a las autoridades porque no andaba licencia ni silla de protección para los menores, entre otras irregularidades. Los partes sumaron ₡878 mil. Pero el precio más alto lo pudieron pagar con su vida unos inocentes.

No dudo de que el primer irresponsable es el chofer que intentó darse a la fuga, eso es evidente, sin embargo, los oficiales desde sus veloces motocicletas, supongo, deben estar entrenados para haber divisado que en el carro iba la joven, posiblemente un menor y con los disparos ponían en riesgo la vida de ellos.

Los oficiales debieron pensar en otra forma de detener al prófugo. La torta pudo ser peor.