Silvia Coto, Mario Cordero.Hace 6 días
La médico forense sugirió que el juicio no empezará por las lesiones que tenía el hombre. Foto: Mario Cordero
La médico forense sugirió que el juicio no empezará por las lesiones que tenía el hombre. Foto: Mario Cordero

Un perro se cruzó en el camino de un hombre de apellido Zúñiga, quien viajaba en moto, y lo mandó al hospital.

El accidentado se dirigía al juicio que iniciaría este martes en su contra, ya que es sospechoso de agredir, quemar y obligar a su sobrina de cuatro añitos a comer jabón.

La mamá de Zúñiga, de apellido Jiménez, es la otra imputada en este caso.

El acusado iba para los tribunales en su bicha y por el sector de bajo Las Esperanzas de Pérez Zeledón, según contó, un perro se le atravesó, él perdió el control de la moto y cayó entre la calle y una cuneta.

Zúñiga fue llevado al hospital Escalante Pradilla y cuando las partes llegaron para iniciar al juicio, su abogado defensor informó lo ocurrido, por lo que se ordenó que una doctora forense lo valorara.

Ella se presentó ante los jueces para informar que el hombre tenía lesiones y fracturas en sus manos y piernas, por lo que no era conveniente iniciar el debate.

“Existe el criterio médico de que el imputado no está en capacidad de afrontar el juicio desde el punto de vista físico y tiene que ir al INS, aunque no hay ningún problema cognitivo ni de desplazamiento, pero el tribunal no puede arriesgarse, tal y como indicó la doctora, de que las lesiones vayan a tener alguna complicación, sobre todo la lesión de una de sus piernas”, dijo la jueza Maureen Castillo.

Los jueces advirtieron a los imputados que si no se presentan en la nueva fecha, los mandarán a capturar. Foto: Mario Cordero
Los jueces advirtieron a los imputados que si no se presentan en la nueva fecha, los mandarán a capturar. Foto: Mario Cordero

El imputado estuvo en una silla de ruedas durante la audiencia de este martes por la tarde, que fue cuando el tribunal tomó la decisión de que el juicio se realizará del 12 al 14 de noviembre.

Los dos sospechosos fueron informados que si no se presentan al debate se girara una orden de captura en su contra, además no pueden cambiarse de domicilio sin avisar al tribunal.

Los hechos por los que madre e hijo serán juzgados al parecer ocurrieron en marzo del 2017, en Ojo de Agua de San Isidro de El General, cuando una alerta a las autoridades permitió que una pequeña de cuatro años fuera rescatada de su casa.

Según el Ministerio Público, a la niña la golpeaban, la quemaban con cigarrillos, además le daban de comer jabón en barra, la obligaban a dormir en el piso y le pegaban con una manguera.

La mamá de la niña también es sospechosa, ella sufre problemas mentales por lo que debe enfrentar un juicio por aparte.