Rocío Sandí.26 mayo

La Policía Judicial busca al desalmado que ahorcó a un perezoso y lo dejó guindando en un árbol de una finca privada.

Según la legislación del país, la cacería y el maltrato de animales silvestres son una infracción a la Ley de Conservación de Vida Silvestre yl es penada con hasta tres años de prisión.

El hecho fue denunciado el vienes por un vecino de Los Ángeles de Cariari, Pococí. El Sistema de Áreas de Conservación informó que el lugareño pasaba en su carro y al ver el animal se sintió indignado y avisó a las autoridades.

Funcionarios del SINAC sepultaron el animalito. Foto: José Cordero / Fines ilustrativos.
Funcionarios del SINAC sepultaron el animalito. Foto: José Cordero / Fines ilustrativos.

Por el estado en el que estaba, se presume que el animalito tenía un día de muerto.

La Fiscalía Adjunta Ambiental informó este martes 26 de mayo, por medio de un correo electrónico, que funcionarios de esa institución mantienen una investigación en coordinación con agentes del Organismo de Investigación Judicial para tratar de dar con el responsable de la salvajada.

“No se ha individualizado a ninguna persona como sospechosa de la muerte del animal; sin embargo, la Fiscalía Ambiental hace un llamado a la población para que si conoce información que ayude a dar con los responsables, la comunique a la línea confidencial del OIJ, 800-8000-645”, señala el comunicado.

“Las autoridades policiales están muy preocupadas por este acto de crueldad ya que la persona o personas que cometieron este ilícito podrían ejercer también actos de crueldad o maltrato contra otros animales o incluso contra personas.

"Científicamente se ha comprobado que la crueldad contra los animales está ligada a otros comportamientos antisociales y de violencia”, detalló el SINAC en su página de página de Facebook.

Joaquín Vargas, encargado de Vida Silvestre del Área de Conservación Tortuguero, dice que es la primera vez que atiende un caso de maltrato como este y llama a proteger la vida animal.

Los perezosos de dos dedos son mamíferos solitarios, nocturnos, pasan la mayor parte del tiempo en árboles, aunque pueden viajar por el suelo para llegar a otro árbol y se alimentan principalmente de hojas de árboles. Son animales protegidos por la Ley de Conservación de Vida Silvestre y se encuentran catalogados como poblaciones reducidas o amenazadas.