Silvia Coto, Shirley Vásquez.8 septiembre
Doña Nuria espera con las rehabilitaciones sentirse bien en poco tiempo. Foto: Shirley Vásquez
Doña Nuria espera con las rehabilitaciones sentirse bien en poco tiempo. Foto: Shirley Vásquez

La angustia para doña Nuria Saborío Fonseca y su familia acabó la mañana de este domingo, cuando llegó al país después de sufrir un derrame cerebral mientras hacía el viaje de sus sueños en México.

Los familiares de esta vecina de La Agonía de Alajuela la recibieron con flores en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, ellos pasaron días muy duros al no saber cómo iban hacer para traerla desde tierra aztecas y además pagar los gastos médicos.

“Estoy muy contenta y muy feliz de ya poder estar en mi casa”, dijo doña Nuria, quien puede hablar a poquitos.

Los allegados nos contaron que fue después de la publicación sobre el caso de doña Nuria que hizo La Teja que empezaron a recibir ayuda de la colonia tica en México, además de Joshua Céspedes que es el cónsul tico en México.

“La aerolínea Aeroméxico nos donó los tiquetes y toda la atención durante el viaje para tenerla de vuelta con nosotros”, dijo Domingo Vargas, hijo de doña Nuria.

La tica no se quedó con las ganas de que los mariachis de Garibaldi le echaran su serenata. Foto: Suministrada por Shirley Vásquez
La tica no se quedó con las ganas de que los mariachis de Garibaldi le echaran su serenata. Foto: Suministrada por Shirley Vásquez

Apenas el avión tocó tierra, los oficiales de Migración la recibieron y la llevaron en una silla de ruedas hasta donde la esperaban sus familiares.

Doña Nuria jaló el 27 de agosto para México con su hijo Domingo y su nieta Valeri Michelle Coronado, quien ahorró para también regalarse un paseo porque hace poco cumplió 15 años. Los hijos de doña Nuria habían guardado dinerito para cumplirle el sueño a su madre de conocer la plaza Garibaldi, pues a la señora le encantan los mariachis, ese era su regalo del Día de la Madre y por su cumpleaños 62 que lo celebrará el 19 de setiembre.

El paseo llevaba dos días y ya habían conocido el castillo de Chapultepec y las pirámides de Teotihuacán, pero el día que pensaban ir a Garibaldi en horas de la madrugada doña Nuria se levantó para ir al baño, se mareó y se desvaneció consecuencia de un derrame cerebral.

Los familiares de doña Nuria estaban desesperados la recibieron con flores a su llegada. Foto: Shirley Vásquez
Los familiares de doña Nuria estaban desesperados la recibieron con flores a su llegada. Foto: Shirley Vásquez

Ella fue llevada a un hospital, pero su familia no sabía que era privado hasta que les dijeron que ya debían un platal y tuvieron que rogar para que la pasaran a uno público.

Sueño cumplido

Esta mamá regresó al país feliz, pues la noche del sábado, Carlos Abarca, un tico que vive en México y que les dio una mano amiga en estos días, la llevó en su carro a Garibaldi para que escuchara a los mariachis.

Los músicos le tocaron dos canciones en la puerta del vehículo, una de ellas Mujeres divinas, así cumplió su sueño, doña Nuria estaba realizada.

“Sentimos una paz de tener a mi mamá aquí, ahora va tener que seguir la terapia y el control con la Caja, agradecemos con el corazón tanta ayuda”, dijo Carmen, hija de doña Nuria.