Alejandra Portuguez Morales.14 enero

El costarricense Alejandro Sáenz Ramírez, de 71 años, evitó ser condenado en Nicaragua por la muerte de un matrimonio y una bebé después de llegar a un acuerdo con la familia de la víctimas.

Así lo informó Diario Hoy, del país vecino, sin dar detalles del acuerdo.

Sáenz fue detenido el 11 de diciembre del 2020, a las 8:30 de la noche, en la comunidad Pica Pica, en el departamento de Rivas, luego de verse involucrado en un accidente de tránsito.

Él manejaba un carro y chocó contra una moto en la que iban los esposos José Adán Zeledón, de 27 años y Skarleth Aguilar, de 32; ellos llevaban a la bebé de ambos, Yaritza Vanessa, de tres meses. Los tres murieron.

La primera en fallecer fue Skarleth, quien lo hizo abrazada a su bebé; una hora después José Adán, quien murió camino al hospital de Rivas. La pequeñita falleció luego.

Ese día, según Migración, fue cuando Sáenz salió del territorio nacional. A consecuencia del accidente estaba detenido desde entonces en Nicaragua.

El costarricense Alejandro Sáenz Ramírez, lo llevaron al Juzgado en donde estaban los familiares de los fallecidos. Foto: Cortesía Diario Hoy
El costarricense Alejandro Sáenz Ramírez, lo llevaron al Juzgado en donde estaban los familiares de los fallecidos. Foto: Cortesía Diario Hoy

El caso lo llevaba el juzgado del municipio de Potosí y, según se supo, el 7 de enero los familiares de los tres fallecidos y el costarricense llegaron a un entendimiento que evitó el juicio y una posible condena (se había hablado de cuatro años de cárcel).

Este 11 de enero, la jueza Nubia del Socorro Canda certificó el acuerdo entre las dos partes.

Según el Diario Hoy, ese “trato” debe ser cumplido antes del 7 de marzo.

Con el acuerdo el caso queda cerrado.

La jueza giró la orden de libertad para el costarricense y de acuerdo con la Dirección de Migración de Costa Rica, Sáenz entró al país este martes 12 de enero.

Arreglo en camino

Regino Aguilar Nicoya, papá de Skarleth, dijo en diciembre que estaban interesados en una indemnización.

“Nosotros no estamos vendiendo a nuestra hija ni a nuestra nieta, ni pidiendo que se reembolsen los gastos fúnebres”, afirmó.

“Pero este señor (Sáenz) fue el responsable de este accidente y estamos claros de que por su edad no va estar mucho tiempo en la cárcel. Lo que exigimos es que indemnice a los tres hijos que quedaron huérfanos, son una niña de 11 años, un niño de 8 y una chiquita de tres años”, sostuvo Aguilar.