Adrían Galeano Calvo.19 mayo
Los paquetes estaban bien escondidos en el fondo del tanque metálico. Foto MSP
Los paquetes estaban bien escondidos en el fondo del tanque metálico. Foto MSP

Con el cuentazo de que necesitaba llevar un cargamento de hilos a Guatemala, un trailero intentó sacar 50 kilos de cocaína de Costa Rica, pero al vivazo lo frenaron en seco un grupo de policías que no comió cuento.

El hecho ocurrió este sábado en horas de la tarde en el puesto de control ubicado en Peñas Blancas, frontera con Nicaragua, donde oficiales de la Policía de Control de Drogas (PCD) se encontraban revisando todos los vehículos que pasaban por ahí.

Las autoridades identificaron al trailero como un guatemalteco de apellidos Ramírez González, de 38 años, quien no contaba con antecedentes penales.

De acuerdo con el Ministerio de Seguridad Pública (MSP), los oficiales detuvieron el chunchón para revisarlo, momento en el que Ramírez se puso más nervioso que grillo en gallinero, por lo que los oficiales antidrogas empezaron a sospechar.

Los uniformados revisaron el furgón de arriba a abajo hasta que finalmente llegaron al tanque de combustible del lado de derecho, el cual no estaba cargado de gasolina, pero sí de droga.

Luego de abrir el tanque, los oficiales confirmaron todas sus sospechas al encontrar 50 paquetes de cocaína, cada uno de aproximadamente un kilogramo, por lo que de inmediato detuvieron a Ramírez. Cada paquete estaba marcado con la imagen de una iguana.

Además de la droga, al chapín se le decomisaron ¢2000, $643 (¢376 mil) y 500 córdobas (¢8.900).

Las autoridades confirmaron que Ramírez entró con el tráiler a Costa Rica el pasado domingo 12 de mayo proveniente de Panamá y este sábado pretendía continuar con su viaje hacia Guatemala, a donde llevaba la carga de hilos, la cual sí contaba con todos los papeles en regla.

El extranjero fue entregado a la Fiscalía local para que se le abra una causa por el delito de tráfico internacional de drogas.