Rocío Sandí.4 junio
Varios oficiales quedaron llenos de gasolina. Foto: MSP.
Varios oficiales quedaron llenos de gasolina. Foto: MSP.

Uno de los sospechosos de alterar el orden público e intentar quemar policías en una manifestación en las afueras de la Universidad de Costa Rica se ‘desapareció’, por lo que fue declarado rebelde.

Así lo dio a conocer la Fiscalía por medio de un correo electrónico en el que dice que el hombre, de apellidos Cordero Vargas, no se presentó a una audiencia en la que pedirían que se le renovara la medida cautelar de arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

Pese a que la manifestación en la que ocurrieron las supuestas agresiones ocurrió la noche del jueves 21 de noviembre del 2019, a Cordero lo arrestaron hasta este año en Alajuela (la Fiscalía no precisó la fecha), de donde es vecino.

Esa noche, Vargas habría rociado con gasolina a oficiales de la Fuerza Pública y habría intentado prenderles fuego.

Al detenerlo, el fiscal a cargo del caso pidió a un juez que le dictaran prisión preventiva, pero la petición fue rechazada.

Los oficiales tardaron una hora en controlar la situación. Foto: MSP.
Los oficiales tardaron una hora en controlar la situación. Foto: MSP.

Al consultar al Ministerio de Justicia sobre la situación de Vargas, ya que él era monitoreado electrónicamente, la institución informó que ya han enviado varios reportes a las instancias judiciales por faltas del sujeto.

“La persona de apellido Cordero a la que usted hace referencia tiene varios informes ante el juez debido a incumplimientos”, informó el departamento de prensa de Justicia.

“Él no fue ubicado para el cambio de la tobillera de la nueva tecnología inglesa. La policía lo visitó los días 20 y 24 de mayo para tales efectos, pero no estaba. Por tal motivo, el caso fue remitido a las autoridades judiciales por este nuevo incumplimiento”, agregaron.

Investigación continúa

El Ministerio Público informó que la investigación contra Cordero y los otros sospechosos de apellidos Carvajal Monterrey, Cisneros Quesada, Solís Aponte, Mora Castro, Hernández Morales, Vásquez Orozco (mujer), Tapia Álvarez (mujer), sigue activa y está en la etapa de recolección y análisis de pruebas.

Todos son sospechosos de los delitos de incendio o explosión, obstrucción de vías y resistencia.

Los uniformados decomisaron vallas, llantas, gasolina y hasta conos de la Policía de Tránsito. Foto: MSP.
Los uniformados decomisaron vallas, llantas, gasolina y hasta conos de la Policía de Tránsito. Foto: MSP.

A ellos les impusieron las medidas cautelares de no salir del país, presentarse a firmar cada 15 días y no acercarse o amedrentar testigos o víctimas, pese a que el Ministerio Público había pedido prisión preventiva.

La manifestación ocurrió en las afueras de la facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, en San Pedro de Montes de Oca. Las personas que participaban en los bloqueos se oponían al recorte de presupuestos al sector público.

En aquella oportunidad Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública, dijo que pese que no hubo oficiales heridos de gravedad, algunos de ellos sí recibieron golpes con llantas y pedradas y fueron rociados de gasolina.

Los uniformados decomisaron piedras de gran tamaño, vayas publicitarias, llantas, madera, gasolina y hasta conos de la Policía de Tránsito que los manifestantes habían agarrado.

Los manifestantes bloquearon las calles y prendieron llantas. Foto: MSP.
Los manifestantes bloquearon las calles y prendieron llantas. Foto: MSP.