Adrían Galeano Calvo.3 mayo, 2018

El OIJ anda siguiéndoles los pasos a una banda que tiene muy mala suerte, ya que aunque han colocado explosivos en cuatro cajeros automáticos, no han podido robarse ni un solo colón, pero sí están poniendo en riesgo la vida de varias personas inocentes.

La Policía Judicial indicó que se trata de un grupo conformado por al menos cuatro hombres, quienes vienen cometiendo estas fechorías desde agosto del años pasado, específicamente en cajeros del Banco Popular del Gran Área Metropolitana.

Eddy Roda, jefe de la Sección de Robos y Hurtos del OIJ, explicó que la banda apareció en el radar de las autoridades, el 6 de agosto de 2017.

“El primer evento se dio en un cajero del Banco Popular en Tibás, se colocó el artefacto explosivo causando daños cuantiosos en todo lo que es el cajero; sin embargo, no lograron abrir el contenedor del dinero”, dijo.

Otros dos chascos.

El segundo intentó lo cometieron en un cajero en La Trinidad de Moravia, el 1 de noviembre; sin embargo, esa vez les pasó un chasco, pues la bomba se negó a explotar, por lo que tuvieron que abortar el plan y volver a ese cajero hasta la noche siguiente.

Estas son las bombas caseras que usan los maleantes. Fotos OIJ.
Estas son las bombas caseras que usan los maleantes. Fotos OIJ.

“Un día después (2 de noviembre), en horas de la noche, volvieron a colocar el dispositivo y esta vez sí explotó, pero tampoco abrieron el contenedor donde está el dinero”, añadió Roda.

El ataque más reciente de la banda sucedió el 12 de diciembre en San Joaquín de Flores, en una máquina que está a la par de una ferretería, ahí también pusieron una bomba, pero la suerte les volvió a dar la espalda, pues no sacaron ni un rojito.

Más pesados

Según Roda, los contantes fracasos de esta banda la vuelve más peligrosa, ya que los bichos podrían estar planeando usar explosivos aún más pesados, a ver si así logran hacerse con el botín.

“Para el OIJ son eventos de mucha importancia que no solo tiene que ver con los daños que causaron sino que estamos preocupados, ya que desde el primer evento hasta el último se fue aumentando la carga explosiva y esto puede traer consecuencias, no solo de robos sino que cualquier persona que ingrese al cajero puede morir o provocar un incendio”, señaló el jefe judicial.

Roda explicó que esta banda suele actuar entre las 8 p.m. y las 11 p.m., horas a las que aún hay mucha gente en la calle y que pasa a los dispensadores de dinero, lo que los convierte en una verdadera amenaza.

Si usted tiene información sobre estos sujetos no dude en llamar al OIJ al teléfono 800-8000645 o al WhatsApp 8800-0645 del Centro de Información Confidencial.