Rocío Sandí.9 junio
El perrito pasa jugando con los tres hermanos que tiene ahora. Foto: Cortesía para La Teja.
El perrito pasa jugando con los tres hermanos que tiene ahora. Foto: Cortesía para La Teja.

El perro que Senasa le decomisó a un indigente en San José, y al que le encontraron cocaína en el organismo, ahora vive como un rey.

Una enfermera pensionada lo adoptó y se lo llevó a vivir a Puntarenas. Como símbolo de su cambio de vida, al peludito también le cambiaron el nombre, ahora de llama Naco.

Él tiene solo tres días de estar en su nueva casa, pero ya está muy adaptado, incluso hasta pudo conocer el mar y le encantó.

“Yo estuve un día en San José con él para que me conociera y se fuera acostumbrando a mí, ya después me lo traje para mi casa y por dicha está tranquilo. Ha tenido un cambio muy grande de cuando fue rescatado hasta ahora. Come bien, toma mucha agua, juega y duerme bien”, relató la señora, quien pidió que no se revelara su nombre.

“Yo tengo tres perritos más y ellos lo acogieron muy bien, juegan y corren por todo el jardín. Naco es muy cariñoso, él lo busca a uno para que lo acaricie, es muy agradecido”, agregó.

La mujer dice que desde que se enteró de la clase de vida que tuvo el perro años atrás, pidió que se lo dieran en adopción.

“Hasta que se me paran los pelos de pensar las cosas que tiene que haber pasado ese animalito, la falta de cariño, el que lo usaran para pedir plata y hasta el contacto que tuvo con las drogas, él no se merecía eso”, expresó.

Felinos inseparables

Al indigente, de apellido Oporto, también le decomisaron dos gaticos bebés que ya están muy bien.

Una de las veterinarias que los atendió decidió darle hogar a uno; sin embargo, al otro también se lo llevó para su casa para que siga recuperándose y fortaleciéndose.

Los dos gaticos rescatados no se separan ni un segundo. Foto: Cortesía para La Teja.
Los dos gaticos rescatados no se separan ni un segundo. Foto: Cortesía para La Teja.

Los gaticos tienen entre cuatro y cinco meses y son inseparables, hasta van al baño juntos.

Cuando fueron rescatados estaban como sedados, solo pasaban durmiendo, pero ahora son todos juguetones y pasan muy activos.

Los tres animales fueron rescatados el miércoles 29 de mayo, luego de que el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) le pidiera a la Policía Municipal de San José que los decomisara, ya que habían recibido una denuncia formal en la que se especificaba que los tres peluditos eran explotados para pedir dinero y vivían en condiciones no aptas.

Una vez a salvo, les dieron atención médica y por medio de los exámenes se determinó que habían estado expuesto a la cocaína, situación que preocupó más a las autoridades.

Senasa informó que estarán pendientes para ver si el indigente encuentra otras mascotas, ya que no permitirán que dañe más animales.

Naco duerme ahora en una cama y hasta con cobija. Foto: Cortesía para La Teja.
Naco duerme ahora en una cama y hasta con cobija. Foto: Cortesía para La Teja.